Compañero en Bayer y ahora rival, Henrichs agradeció a CH14

El defensa de la selección alemana manifestó una misión personal: detener a Chicharito
Compañero en Bayer y ahora rival, Benjamin Henrichs agradeció a CH14
  • Alemania entrenó esta mañana entre los sonidos del mar y un parque de diversiones
Sochi, Rusia -

El mejor ejemplo de la juventud del plantel alemán en esta Copa Confederaciones es Benjamin Henrichs, el compañero de Javier Hernández en el Bayer Leverkusen que con solo 20 años de edad participa en el torneo en Rusia.

El zaguero, segundo jugador más joven de la competencia, se dijo feliz por enfrentar ahora a Chicharito, quien en ocasiones ha sido su consejero en el vestidor del Leverkusen.

"Él me ha dado algunos consejos, me ha ayudado mucho y es bueno tenerlo de nuestro su lado y siempre te ayuda sin importar en qué situación estés", relató Henrichs a Mediotiempo.

"Es un gran jugador, es muy difícil jugar contra él, siempre quiere anotar y aun cuando parece no tener chances, anota, así que es realmente un buen jugador".

Henrichs no ha sido indiscutible con la Mannschaft en esta Confederaciones pero se dice ilusionado con participar en la semifinal de este jueves, ya que el entrenador alemán, Joachim Löw, también ha rotado a su plantel.

“Creo que México juega similar a Chile, debemos tener una buena estrategia y tenemos que parar a Chicharito”, destacó el jugador. “Estoy muy feliz de jugar contra él, espero que juegue y ojalá le impida anotar”.

Henrichs y Hernández llegaron al Leverkusen al mismo tiempo, para el inicio de la Temporada 2015-16. Solo que el mexicano lo hizo tras militar en Manchester United y Real Madrid, y el defensa apenas para debutar en primera división, aunque con firme etiqueta de promesa porque ha sido seleccionado alemán en todas las categorías menores, desde la Sub-15.

De los 184 jugadores en Confederaciones, Henrichs es el segundo más joven, solo debajo del neozelandés Dane Ingham, quien participó con solo 18 años de edad.

Alemania entrenó este martes por la mañana pese a los 30 grados centígrados de esta calurosa y humeda ciudad. La práctica fue en un complejo de canchas aledaño al Estadio Fisht, sede de la semifinal, donde los germanos han tenido como sonido de fondo el mar que rompe a unos metros, o los gritos por los juegos del parque de diversiones también igual de cercano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×