Jean Beausejour, la madurez del orgullo haitiano de la Roja

El exjugador de América se ha convertido en un baluarte en la generación dorada de Chile.
 A sus 33 años, Beausejour suma 94 partidos con la selección.  (Foto: AFP)
  • La comunidad haitiana en Santiago se ha convertido en uno de los soportes más fieles a la Roja
Sochi, Rusia (AFP) -

Inamovible en la banda izquierda del bicampeón de América y en una espléndida madurez deportiva, Jean Beausejour, de padre haitiano y madre mapuche, es un miembro orgulloso de la segunda línea chilena, ese grupo de notables futbolistas que acompaña a las estrellas de la generación dorada.

"Esta generación tiene cuatro superclases y Claudio (Bravo) es uno de ellos", alabó a su portero tras su exhibición en los penales ante Portugal, con tres atajadas consecutivas que dieron el pase a Chile a la final de la Confederaciones, el domingo ante Alemania.

Beausejour se refiere a los jugadores que marcan la pauta en cada una de las líneas; Bravo, el central Gary Medel, el medio Arturo Vidal y el delantero Alexis Sánchez.

“Bose”, como es conocido el zurdo, forma parte de un grupo de jugadores, en el que también están Gonzalo Jara, Mauricio Isla, Charles Aránguiz, Marcelo Díaz o Eduardo Vargas, que han acompañado a esas cuatro estrellas y que volverán a estar junto a ellos el domingo en San Petersburgo en la alineación que jugará por un tercer título consecutivo, como ya hicieron en las dos anteriores finales de la Copa América (triunfos en los penales ante Argentina).

En esta ocasión, el reto es llevar a las vitrinas de Chile el primer título intercontinental de su historia, un año antes de volver al mismo escenario, Rusia, para disputar el Mundial.

¡Olé, olé, olé; Bose, Bose!

Beausejour es uno de los jugadores más carismáticos del equipo chileno, del que es uno de los “portavoces” oficiosos ante la prensa tras los partidos, puesto que comparte con Vidal.

"¡'Olé, olé, olé, olé; Bose, Bose!", cantó tras la clasificación para la final parte de la comunidad haitiana, reunida en Santiago, convertida en uno de los soportes más fieles de la Roja por la presencia de su compatriota.

A sus 33 años, Beausejour suma 94 partidos con la selección, pero su camino no ha sido fácil. Debutó muy pronto, en 2004 con 19 años, pero no se asentó hasta la llegada en 2007 de Marcelo Bielsa, el hombre que inició el cambio en el fútbol chileno.

En aquella época inicial del Loco en el banquillo se celebraban gestas como lograr la primera victoria en un Mundial en 48 años, en Sudáfrica-2010 ante Honduras, con gol de Beausejour, uno de los seis que ha logrado como internacional.

Doce clubes, seis países

En el camino, Beausejour marcó un tanto en el Mundial de Brasil 2014, convirtiéndose en el primer jugador chileno que lo hace en dos ediciones consecutivas.

También han variado sus camisetas a nivel de clubes. Hasta 12 ha vestido desde que debutara en 2002 con la Universidad Católica.

Su periplo se distingue por la variedad de países. Además de Chile ha jugado en Suiza, Brasil, Bélgica, México e Inglaterra.

"Después cada uno, cuando termine su carrera, hará recuento de las cosas que significaron para la historia del país", señaló Beausejour el miércoles sobre el legado de la generación dorada.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×