Mexicano acumuló 100 horas de carretera en Rusia por el Tricolor

Desde Tehuacán Puebla, este seguidor mexicano llegó hasta a una ciudad milenaria fundada por Gengis Kan
Mexicano acumuló 100 horas de carretera en Rusia por el Tri
  • Cree que el Tri quedó a deber, pero la experiencia en Confederaciones asegura valió la pena
Moscú, Rusia -

Todos los números que resumen su travesía son inverosímiles: 10 mil kilómetros en el auto que rentó desde su llegada a Rusia, más de 100 horas de carretera recorrida, trayectos con hasta 25 retenes policiales y el encuentro repentino con ciudades milenarias abandonadas.

Desde hace años, Rudy Carpinteyro se fijó el objetivo de conocer todos los países del mundo y cada torneo donde participa la Selección Mexicana le sirve de pretexto. Por gusto, evita los aviones y se pone al volante.

"Volé de México a Roma y de ahí a Moscú. De Moscú manejé 14 o 15 horas hacia Kazán, vimos el partido de México contra Portugal y de Kazán manejé a Volgogrado y de Volgogrado manejé hasta Sochi que fueron casi 40 horas", relató a Mediotiempo.

"Luego regresé a Volgogrado y de ahí me fui a Astracán, de Astracán continué a Kazán y de Kazán a Moscú y ahora continúo a San Petersburgo. Fueron como 90 horas, como 8,500 kilómetros recorridos".

Con ese viaje a San Petersburgo, ya tras el final de la Copa, llegaría a las 100 horas y los 100 mil kilómetros, según contó en su hotel de Moscú. El mencionado viaje de 40 horas lo hizo casi sin descansar, aunque en otros recorridos se dio tiempo para desviarse, como cuando supo que cerca del camino estaba una ciudad perdida, fundada por Gengis Kan, para la cual todavía pasó por terracería y debió continuar en camello.

“Es una ciudad milenaria del siglo octavo; sin embargo, hay muchísima gente que no sabe que existe, ni en los libros de historia se puede leer porque es la ciudad del oro de Gengis Khan", relató.

"También pasamos por unas ciudades antiguas soviéticas, que eran ciudades-fábrica, donde la fábrica estaba en medio y alrededor estaba la ciudad, ciudades como de 10 mil habitantes que al caer el ‘Soviet’, por la Perestroika, se convirtieron en ciudades fantasmas".

Fascinado con la calidez de los rusos, destacó que en toda la Copa los anfitriones hicieron del Tri el equipo consentido y que esa simpatía la notaba cuando la policía lo paraba en carretera porque el límite de velocidad es de 80 kilómetros por hora y lo que recorría era algo similar a lo que se hace de la CDMX a San Francisco, California.

"El idioma del ruso con el inglés o el español es complicado y que un policía te esté pidiendo datos, que realmente no sabes lo que te pregunta, es cansado”, agregó “En el regreso de Sochi a Kazán por lo menos unas 25 veces me pararon, no por infracción sino por retenes, por logística de ellos".

Al verle el sombrero mexicano, el tequila y los demás aditamentos folclóricos para apoyar al Tri le permitían seguir, casi siempre manejando sin compañía y por puro gusto, acorde a su afán de conocer todo el mundo, para lo que ya lleva 146 países en la lista, con carreteras recorridas hasta en China o la India.

"Aunque la gasolina es muy barata y no hay peajes es por puro gusto, es cansado, es sacrificado pero mereció la pena porque conoces más la cultura, la esencia de la gente tal como es, sin tintes turísticos", aseguró.

"A nivel futbolístico creo que la Selección nos quedó a deber como siempre, para variar un poco, pero creo que a nivel mexicano, a nivel de conocer, de trascender un poco creo que valió muchísimo la pena".

Rudy Carpinteyro vivió toda una aventura en Rusia.
Rudy Carpinteyro vivió toda una aventura en Rusia.  (Mediotiempo)
Rudy Carpinteyro vivió toda una aventura en Rusia.
Rudy Carpinteyro vivió toda una aventura en Rusia.  (Mediotiempo)
Así fue el recorrido de este aventurero mexicano.
Así fue el recorrido de este aventurero mexicano.  (Mediotiempo)
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×