Roce europeo, una ilusión con caducidad para el Tri

La Liga de las Naciones es el proyecto en agenda que limitaría a la Selección Mexicana del tan anhelado roce europeo.
Ciudad de México -

Se llama la Liga de las Naciones, el proyecto en agenda del que nadie se acuerda estos días en que se exige un mayor roce europeo para la Selección Nacional.

Quizás Juan Carlos Osorio sí llegue a tener alguna gira de desafíos a fines de este año. Pero después de Rusia 2018 parece imposible que el Tricolor aspire a competir de manera frecuente contra potencias europeas o sudamericanas y en cambio deba resignarse a los ya conocidos “moleros” frente a rivales de la región, con la engañosa diferencia en que estos últimos ya no serán amistosos sino “oficiales”.

Curiosamente, es en Europa donde nació la idea de la Liga de las Naciones, contemplada para implementarse después de la próxima Copa del Mundo y por la cual en Concacaf ya idean un torneo similar. La idea es sencilla: aprovechar las Fechas FIFA de amistosos para partidos de competencia oficial.

Si no hay eliminatoria mundialista o para algún torneo continental, estará esa Liga para que existan puntos en disputa y volver más atractivos los encuentros, eliminando el término “amistoso” que en cualquier deporte resta expectativa.

En Europa, la Liga estará dividida por categorías, de manera que las selecciones “A” se enfrentarán solo entre ellas. Más espectáculo pero menos diversidad. Concacaf busca adoptar esa idea con el objetivo de provocar un crecimiento entre los equipos de menos abolengo. Bien por ellos pero mal por quienes buscan, como el Tri, no contagiar a los pequeños sino contagiarse de los grandes.

La Copa Confederaciones y la actual Copa Oro desnudan como pocas veces la realidad mexicana: suprema generalmente ante los débiles, padece demasiado para estar a la altura de los grandes.

Durante el mencionado torneo en Rusia, Osorio dio un mensaje claro: pedir a la Federación Mexicana de Futbol más amistosos en entornos difíciles, de preferencia como visitantes, y contra los mejores.

Pedir no empobrece pero entre lo deseado y lo posible en este caso parece que hay un mundo de diferencia. Más allá del compromiso con Soccer United Marketing que obliga a México a jugar en Estados Unidos para recaudar los dólares que sirven para el negocio y en gran medida para apoyar a selecciones menores, la mencionada Liga de las Naciones está en la agenda para asestar un golpe de realidad y no pasará del próximo año para que este llegue.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas