Chelsea golea al Arsenal en derbi 'asiático'

Los Blues presumen su corona en China, con 3-0 sobre su histórico rival.
El belga, Michy Batshuayi, marcó dos de los tres goles.
 El belga, Michy Batshuayi, marcó dos de los tres goles.  (Foto: AFP)
  • El Rey de Inglaterra no consiente que cuestionen su corona
Pekín, China (EFE) -

El Chelsea llegó a Pekín con la autoridad que solo confiere una corona de campeón inglés, dispuesto a demostrar a cualquier aspirante que volverán a ser el rival a batir en Inglaterra con un mensaje claro y directo: aplastaremos a todo aquel que ose cuestionarnos.

Desde el primer minuto, el campeón de la Premier League, que terminaría venciendo por 3-0, sorprendió al Arsenal con un fútbol intenso y vertical, como si quisiera avisar a sus rivales de que este año no volverán a repetir la nefasta temporada que decepcionó a los Blues tras su último entorchado liguero.

La seriedad de los de Conte se cimentaba en un Kanté omnipresente que permitía a los tres de arriba salir a la carga cada vez que recuperaba.

El Arsenal, intimidado, cometía errores en la salida de balón que permitieron que Willian avisara ya en el minuto 8: pese a haberse aprovechado de una pérdida en defensa de los de Wenger, su disparo cruzado se fue fuera por poco. El Chelsea se envalentonaba cada vez más y arrinconaba a unos Gunners perdidos sobre el césped.

Los aficionados pequineses del Arsenal tenían que soportar a sus paisanos vestidos de azul haciendo la ola constantemente: los 55 mil chinos presentes, agradecidos de poder ver a sus ídolos -aunque con ausencias destacadas como Alexis Sánchez o Hazard-, vibraban con cada detalle técnico que se veía en el césped.

Los sustos de los de azul no solo llegaban en forma de ocasiones: en el minuto 27, el canario Pedro, que había llevado peligro por la banda izquierda hasta entonces, chocó con Ospina y acabó yéndose del campo, renqueante y sustituido por Boga.

El dominio del campeón no tardaría en traducirse en goles: Batshuayi ya dejó claro a la defensa local que esta iba a ser su noche, y en el 36 marcó un tanto anulado por fuera de juego tras una buena jugada ensayada de los de Conte a la salida de un córner.

Sin embargo, tan solo cuatro minutos después, fue Willian el que se resarció de su fallo en los primeros compases del encuentro: tras internarse por la frontal izquierda del área y acomodarse el esférico en el guante que tiene por pie derecho, le cruzó el balón a un Ospina que poco pudo hacer.

Y el campeón demostró que no lo fue por suerte: tan solo dos minutos después, la altísima presión del Chelsea provocó una nueva pérdida de balón del Arsenal. El balón llegó rápidamente de Kanté a Batshuayi, y el belga disparó al palo largo con su pierna izquierda para duplicar la ventaja de su equipo.

El delantero, que quería lucirse ante su técnico tras haber declarado éste ayer que el recién fichado Morata será "titular", añadió otro tanto a su cuenta personal tras arrancar la segunda mitad, después de una buena jugada de Marcos Alonso, que se la puso en la frontal del área para que la reventase por encima del meta colombiano del Arsenal.

Los de Wenger, heridos en su orgullo, mostraron más garra en la segunda mitad, pero sus intentonas se antojaron del todo estériles ante la compacta defensa ideada por Conte, que bloqueó una y otra vez las intentonas de Welbeck y Giroud, escoltados por el prometedor Reiss Nelson, de 17 años, que volvió a dejar detalles de puro talento.

Tras el pitido final, el Chelsea, vitoreado por miles de fanáticos vestidos de azul, confirmó que revalidar la Premier esta temporada es mucho más que un sueño.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×