La historia previa al 'Tucazo': el gol de Patiño al América

Todos recuerdan el golazo del Tuca en C.U. para la coronación de Pumas en la 1990-91, pero David Patiño fue quien dio vida a los felinos en la ida.
Actualmente, David Patiño es auxiliar de Paco Palencia en Pumas.
 Actualmente, David Patiño es auxiliar de Paco Palencia en Pumas.  (Foto: Imago7)
  • El sábado, las Águilas reciben a Universidad en el Coloso de Santa Úrsula
Ciudad de México -

El célebre “Tucazo” es el momento más recordado de la épica final entre América y Pumas de 1991, pero lo que verdaderamente mantuvo a los felinos en la pelea fue el gol de David Patiño, actual auxiliar de Juan Francisco Palencia en el banquillo universitario.

A unos días de visitar a las Águilas, Patiño dimensionó el gol que permitió a su equipo mantenerse vivos pese a una desventaja de 3-1 que parecía encaminar a los azulcremas a su tercera final ganada contra Pumas en fila.

En el primer duelo, Universidad sorprendió al primer minuto con un golazo de Luis García, pero América respondió con tres goles de Toninho, Gonzalo Farfán y Zague. Pero al inicio del segundo tiempo, el Azteca vio la pintura de gol de Patiño que revivió a los felinos.

“Tenía la ilusión de hacer un gol ese día y entendiendo también el momento que estaba viviendo el equipo, porque íbamos perdiendo y se nos estaba yendo la final de las manos”, recordó a Mediotiempo.

“Entrando en el segundo tiempo, tomo una pelota cerca del área rival y me atrevo a pegarle. Busqué el poste y afortunadamente me salió al ángulo”.

Ese fue el 3-2 con que terminó la Ida. En la época, el gol de visitante era el criterio de desempate y de ahí que el gol de Ferretti en C.U., el 1-0 de la vuelta, fue suficiente para el título puma.

“Ya teníamos la historia de haber perdido dos finales en esa década ante América (84-85 y 87-88). No queríamos que en la tercera ocurriera lo mismo. Teníamos una ilusión grande de coronar la temporada con el título”, agregó Patiño.

“Habíamos sido el superlíder, el más goleador y menos goleado; era la cereza del pastel. El equipo estaba motivadísimo, estaba unido, teníamos un gran ambiente interno, la ilusión colectiva de conseguirlo”.

De regreso a la realidad, con un triunfo y una derrota este torneo, Pumas espera que el clásico de este sábado sea un punto de despegue y de tranquilidad para el abucheado Palencia.

“Estamos con una gran ilusión de hacer un buen juego, que ese buen juego se convierta en un triunfo y que ese triunfo se convierta en una inercia de victorias en el torneo, para que hagamos una buena temporada que es nuestra ilusión última; una temporada donde nos permita cumplir nuestras metas, numéricas y de resultados para pelear el campeonato”, detalló David Patiño.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×