Tena armó la lista del oro de Londres 2012 en un avión

El Flaco recordó los obstáculos para conformar el plantel para el que al final no tuvo dudas.
Luis Fernando Tena armó la lista de Londres 2012 en un avión
  • Raúl Jiménez o Alan Pulido, o los malos momentos de Gio y Oribe, también preocupaban
Ciudad de México -

Fue traumático el proceso para conformar el plantel para Londres 2012. Desde la suspensión de ocho jugadores por indisciplina para la Copa América del 2011 en el inicio del proceso hasta la medalla de oro, nada fue terso.

Pero hubo un momento en el que Luis Fernando Tena se sintió seguro. El título en el torneo de Toulón un par de meses antes de los Olímpicos le dio la certeza de que podían ir por todo.

“Ese equipo tenía una mentalidad de hierro que se fue fabricando porque empezamos muy mal en la Copa América de Argentina 2011, tuvimos que suspender ocho jugadores nosotros mismos y luego ganar los Panamericanos de Guadalajara en octubre del 2011 con ocho jugadores suspendidos”, recordó.

“Entonces hubo muchos jugadores que empezaron a mostrare también, ganamos también el Preolímpico y ganamos el Torneo de Toulón que eso para mí fue clave porque es un torneo donde México ha ido más de 20 veces y solo lo ha ganado una vez”.

Antes de ello, la duda era Raúl Jiménez o Alan Pulido. El primero tuvo un gran torneo en Toulón y el otro fue muy importante para el Preolímpico. Luego de ello, la incertidumbre la generaba el mal momento físico de Giovani dos Santos y una lesión de Oribe Peralta.

“El equipo se potenció mucho anímicamente, cuando salimos de ahí (Toulón) sabíamos perfectamente que teníamos un equipo fuerte para pelear con cualquiera y en el avión de regreso de París a México yo hice la lista, ya los conocía muy bien. Decía ‘estos 18 son’ y tenía en mi mente el 11 que iniciaba en los Olímpicos”, reveló.

El Tri cortó vacaciones para entrenar en el CAR y luego hacer una gira por España. Tena recuerda que el equipo no se mostró de la mejor forma contra Corea pero que ante Gabón y Suiza encontró su plenitud, justo antes de los tres juegos de eliminación directa.

“Hablamos con Oribe, lo citamos en la habitación y le dijimos ‘te están criticando mucho en México y ni te preocupes, no importa, tú vas a ser titular, tú vas a jugar, yo te saco si me dices que quieres salir, si estás muy cansado, si tienes una molestia, si no ni me voltees a ver que tú vas a jugar siempre’”, recordó el DT.

“Contra Suiza metió un gol, creo que ahí se destrabó y luego los últimos tres partidos fue extraordinario y muy importante, pero realmente la hermandad del equipo era total, una motivación total por lograr un objetivo tan claro como era darle una medalla a un país tan futbolero como este, siempre hablábamos que esa era nuestra gran motivación”.

UN HIMNO DESDE EL FONDO DEL ALMA

El Flaco dice que no requería de discursos patrioteros y que aun cuando se hospedaron en la Villa Olímpica, con las tentaciones que implica por los atletas de otras disciplinas que terminan sus competencias y buscan fiesta, los tricolores se portaron bien “o no se enteró” de indisciplinas.

Así llegó la final contra Brasil y el 2-1 que convirtió en el 11 de agosto del 2012 en una fecha histórica y el momento del Himno mexicano como lo más emotivo.

“Cuando ya los jugadores tienen la medalla colgada y nuestra bandera se va levantando en medio, hasta arriba, al lado de la de Brasil y la de Corea, es obvio que ese minuto y medio que dura nuestro himno nacional es lo que más emocionó y lo que más recordamos, ver a nuestros jugadores cómo cantaban el himno desde el fondo del alma y volteabas y veías gente llorando de la emoción”, relató.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×