El ejemplar Marcelo Díaz estuvo 'muy decepcionado del futbol'

La historia del mediocampista chileno, de sacrificio, superación y tragos amargos.
 Esta noche, Díaz podría debutar con Pumas ante Morelia.  (Foto: Imago7)
  • El ‘Cara de Pato’ estuvo cerca de retirarse a los 23 años porque no le encontraban posición
  • De familia humilde, superó el suicidio de su hermano cuando era adolescente
Ciudad de México -

“Me dijo que estaba muy decepcionado del futbol”. Algún día, el hoy bicampeón de Copa América y nuevo refuerzo de Pumas, Marcelo Díaz, estuvo cerca de retirarse a los 23 años de edad.

Con esa frase lo recuerda uno de sus mentores, Víctor Castañeda, entrenador del club Deportes La Serena, donde en 2010 rescató como volante al polivalente jugador, luego de que en la U de Chile perdió brillo como lateral derecho.

Pero ese fue solo uno de los obstáculos que supero Díaz, cuya historia está hecha de sacrificio, superación y tragos muy amargos, como el suicidio de su hermano cuando él era adolescente, en una familia humilde.

“Me dijo que estaba muy decepcionado del futbol porque en la U lo usaban de carrilero por derecha y se quería dar una última oportunidad en el futbol. Acá solo estuvo seis meses”, relató Castañeda a Mediotiempo.

“Lo conocía, podía ser un volante mixto o por derecha y lo puse en esa posición. En esos seis meses, llegamos a una semifinal de Liga; Marcelo fue un baluarte, fue fundamental en esa instancia”.

A partir de ese año, la vida de Díaz cambió porque volvió a la U, donde fue tricampeón de Liga, ganó una Sudamericana y brincó al futbol europeo con el Basel de Suiza en 2012, donde fue dos veces campeón.

Después llegó al Hamburgo en 2014 y posteriormente al Celta de Vigo en 2016, donde jugó una temporada y media antes de llegar a Pumas. Eso, sin contar los dos títulos de Copa América en 2015 y 2016 que obtuvo junto a jugadores como Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Eduardo Vargas y Claudio Bravo.

“No sé si le gustará a él que se tome su vida como una ejemplar, pero sí como una historia de superación y mucho esfuerzo, de lucharle a la vida, a la adversidad. En eso, Marcelo es un ejemplo para mucha gente”, agregó Castañeda vía telefónica.

Marcelo es de una comuna en las afueras de la periferia de Santiago, él viajaba todos los días para entrenar, nunca el dinero sobraba en su familia, pero salió adelante porque estaba convencido de que iba a ser jugador de futbol”.

Un error suyo derivó en la derrota de Chile contra Alemania en la final de la reciente Confederaciones en Rusia. Díaz aseguró que ese dolor solo se comparaba al episodio sufrido por su hermano.

Pero ese tesón que lo ha hecho sortear cualquier adversidad lo vuelve a ilusionar, hoy en Pumas, donde podrá debutar esta noche contra Morelia y ante una afición que gusta de quienes dejen todo por la camiseta, tal como dijo Díaz el día de su llegada: “Si tengo que dejar la vida por estos colores, lo haré”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×