A nueve meses, привет (privet)

No ha sido nada fácil para Portugal, Italia o Argentina, a pesar de contar con uno de los mejores del mundo como Messi.
Ciudad de México -

La fiebre mundialista comenzó en casa de los Carrillo y Márquez, como cada cuatro años y como seguramente sucede en casa de muchas familias, todos con la misma ilusión de ver llegar la máxima justa futbolística.

Difícil aceptar el que el Tri fuera perdiendo ante Trinidad y Tobago el viernes pasado, pero luego, gracias a los tantos del muñeco maravilla Hirving Lozano, Javier Hernández y el golazo de Héctor Herrera estamos a un triunfo de asegurar el mejor Hexagonal en la historia, pero a nada de tener la certeza de que nuestra selección le puede jugar al tú por tú a países como Inglaterra, Alemania o Brasil.

Y esta certeza no se da porque obtuvimos anticipadamente el boleto, sino porque conocemos la capacidad de nuestros jugadores y sabemos lo que todavía pueden aportar.

Algunos equipos no corrieron con la misma suerte en su Eliminatoria (suerte basada en trabajo). No ha sido nada fácil para Portugal, Italia o Argentina, quien más difícil la tiene, a pesar de contar con uno de los mejores del mundo como Messi.

No quiero ni imaginar la ausencia de estos grandes, quiero que Argentina y Portugal estén en el Mundial, no me lo imagino sin ellos. Los argentinos están en el sexto lugar de la Eliminatoria en Conmebol, visitan a Ecuador, pero estoy segura de que ganarán.

Por su parte, Chile, otra selección que quiero ver en Rusia, jugará ante Brasil, el panorama luce complicado, pero confío en que el destino premie a los que mejor futbol desplieguen, pero seguro tendremos a los mejores del mundo en Rusia.

Estados Unidos tiene también la gran oportunidad de calificar directo este martes, dio un paso grande luego del contundente 4-0, con gran actuación de Christian Pulisic y Jozy Altidore, que le propinó a Panamá. Sería un gran aliciente para los estadounidenses, que tampoco ha pasado semanas muy buenas, luego de tragedias en Houston y Las Vegas.

Islandia, con la alegría que nos mostró en la Eurocopa, ya está clasificada. Sin duda, una excelente noticia, pues seguiremos escuchando de las hazañas de Johan Gudmunsson , Birkir Bjarnasson y Karí Arnarson.

Siria, también con posibilidades, un país en guerras constantes, nos hace recordar que el balón puede mitigar los sufrimientos de un pueblo, puede dar alegrías que ayuden a sobrellevar el dolor.

Eso es justo lo hermoso del futbol, lo que hace que valga la pena. A pesar de las tragedias, de los disturbios, de los disparos en las Vegas, del terremoto en México, de la guerra en Siria, del dolor, todavía tenemos esto, una velita encendida de hermandad, paz y amor. Ese es el PODER que tiene el futbol.

Esperando que sea un Mundial de hermandad y que este deporte se siga consolidando como una esperanza de paz para el Mundo, solo resta pedir que clasifiquen los mejores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas