Oribe Peralta, en el Top 3 de la historia: Romano, el DT que lo debutó

El 22 de febrero del 2003 el Cepillo inició su carrera en Primera División en un duelo Morelia-América
El nueve más importante en la actualidad es Oribe Peralta: Romano
  • Romano y Oribe se encontraron una vez más en Santos, siete años después de su debut
Ciudad de México -

Un día como hoy, pero del 2003, en un partido Morelia vs. América en el Estadio Morelos, Rubén Omar Romano debutó en Primera División a un joven de 19 años, quien había llegado a probarse a la capital michoacana proveniente de Torreón, Coahuila.

Al minuto 86 de aquel juego, el técnico argentino sacó de la cancha a Mario Ruíz y metió a Oribe Peralta Morones, hoy jugador de las Águilas, quien a 15 años de su debut, es señalado por el entrenador que le dio su primera oportunidad en el máximo circuito como uno de los tres mejores centros delanteros en la historia del futbol mexicano.

“Sin duda, creo que por los logros que ha tenido está dentro de los tres mejores nueves, en el top tres de la historia, porque hay muchos nueves mexicanos que pasaron por la historia del futbol mexicano, pero no lograron lo más importante, y el nueve más importante en la actualidad es Oribe, que logró una medalla olímpica, siendo un refuerzo para esa Selección”, dijo en entrevista para Mediotiempo Romano.

El hoy estratega del Atlas recordó que Peralta llegó junto con otros dos futbolistas a realizar pruebas a Monarcas. Los tres pelearon por un lugar, mismo que al final se quedó el atacante por su calidad y por la personalidad que mostró.

“Desde que lo vi me di cuenta rápido, no hace falta ver 15 o 10 días a un jugador para saber si tiene los tamaños. Desde que vino a las pruebas recuerdo que me trajeron tres jugadores para ver en Morelia, y me quedé con él.

“Por la calidad que me mostró en los entrenamientos cuando lo trajeron, lo que le vi fue la personalidad y los tamaños que tenía un chico joven. Sin duda la personalidad que tenía era impresionante, era un pibe que no se achicaba ante figuras importantes en cuanto a que le tiraban o le pegaban, tipos como Almirón”, platicó.

En aquel Apertura 2003, Oribe solo jugó dos partidos y para el siguiente torneo fue a parar al León que entonces jugaba en la división de Ascenso. Monterrey, que era dirigido por Miguel Herrera, su actual entrenador, lo regresó a primera división y dos años más tarde fue fichado por Santos en una primera etapa.

Luego de cuatro años con los Guerreros salió a préstamo a Jaguares de Chiapas y tras un año regular donde anotó 12 goles con los chiapanecos, Rubén Omar Romano llegó al banquillo de Santos y lo regresó a la Comarca Lagunera, donde consideró el técnico, tuvo el despegue que lo llevó a ser un referente en el balompié nacional.

“Me fui de Morelia y después pasó lo que le pasa a muchos jugadores mexicanos, les traen a un montón de jugadores extranjeros, y por eso para poder explotar como explotó el proceso de él fue mucho más lento que el demás.

“Luego lo vuelvo a llevar conmigo a Torreón, él estaba en Chiapas, se viene conmigo y a pesar de que teníamos delanteros muy importantes, conmigo se afianzó, jugó, ya viniendo con una buena temporada en Chiapas, y a partir de Santos es cuando es su despegue importante”, señaló.

Quince años después de su debut, Romano comentó que todavía mantiene una amistad con el Cepillo, quien considera que en este tiempo ha logrado fraguar una personalidad de líder la cual ha podido reflejar en los equipos en los que ha jugado.

“Cuando nos vemos, cuando nos encontramos, porque no tenemos una relación diaria, pero cuando nos vemos nos saludamos con mucho cariño. Aparte es un tipo espectacular, un hombre de familia que es muy importante.

“El liderazgo que es cosa que no se notaba ni lo tenía, pero a medida que fue siendo protagonista en muchas cosas, fue tomando un liderazgo importante en los equipos que ha estado y creo que más a partir de que fue llamado con el equipo olímpico Sub-23 del 2012”, concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×