Con Cruz Azul se nos terminan los adjetivos

La crisis que vive la Máquina empeora con el paso de los torneos y no se ve para cuándo pueda terminar.
  • Cruz Azul necesita hacer cambios en la cúpula de la institución
Ciudad de México -

Cada vez es más complicado explicar lo que pasa en Cruz Azul. Pero sin miedo a equivocarme, estoy convencido de que una crisis como esta no la había visto nunca.

Los jugadores salen llorando después de un partido contra Querétaro. Frustrados, hundidos y deprimidos. Deben de sentir la peor de las impotencias de luchar, pelear y no conseguir.

Lo fácil es cuestionar a Pedro Caixinha y a los jugadores. Que definitivamente tienen algo de culpa. Pero no toda. La responsabilidad en ese equipo tiene nombre y apellido: Guillermo Álvarez. Es la única constante dentro de estos 20 años de fracasos.

Cruz Azul pronto jugará en el Estadio Azteca y, si continua con estos resultados, las entradas no serán mayores a los 5 mil aficionados. Mismos que se verán como manchas en una tribuna que tendrá siempre el escudo del América de fondo.

La solución es muy fácil. Tiene que buscar a un director deportivo con carácter y espíritu ganador. El señor Álvarez tiene que dejar trabajar a los profesionales y, cuando digo dejar trabajar, me refiero a no meterse con ninguna de sus decisiones.

Todo esto lo tienen que hacer por los aficionados. Me queda claro que para los directivos Cruz Azul es negocio y podrían seguir así muchos años más, pero la gente se esta cansando de perder siempre. Vámonos, que la pasen bien.

@NicolasRomay

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas