Polémica por prohibición de camisetas independentistas en Copa del Rey

Imágenes difundidas por varias cadenas de televisión mostraban a policías obligando a aficionados del Barcelona a tirar sus camisetas amarillas.
 La afición del Barcelona, durante el duelo de la Copa del Rey.  (Foto: AFP)
(AFP) -

El que algunos aficionados del Barcelona se vieran obligados el sábado a deshacerse de unas camisetas amarillas, algunas con lemas independentistas, antes de la final de la Copa del Rey, que ganó el Barça 5-0 al Sevilla, ha generado una polémica en España.

Imágenes difundidas por varias cadenas de televisión mostraban a policías obligando a aficionados del Barcelona a tirar sus camisetas amarillas a la entrada del estadio Metropolitano de Madrid.

"Se incautaron pancartas o camisetas cuyos contenidos podían aumentar el riesgo de desórdenes públicos o de violencia dentro o en torno al estadio", explicó un portavoz de la Policía nacional.

Muchos catalanes visten amarillo en apoyo a los nueve dirigentes independentistas que se encuentran en prisión preventiva por su supuesto papel en la marcha hacia una eventual independencia de la región el otoño pasado.

El Tribunal Supremo los investiga por "rebelión", un delito por el que podrían ser condenados hasta a 30 años de prisión, mientras que para los independentistas son "presos políticos" injustamente detenidos.

"No ha habido ninguna instrucción especial" a los agentes, añadió el portavoz de la policía, asegurando que el dispositivo de seguridad era el mismo que en otros partidos del mismo nivel.

"Incomprensible. Somos un club que defiende la libertad de expresión", declaró el presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, a la prensa tras el partido, añadiendo que va a pedir explicaciones a la Federación Española de futbol.

"Si ahora un simple color es una ofensa al Estado, ¿adónde vamos a llegar?", tuiteó el expresidente regional Carles Puigdemont desde Alemania, donde se encuentra a la espera de una decisión sobre su entrega a España por parte de la justicia alemana.

"Prohibir el amarillo en un estadio de fútbol es absurdo y ridículo, y un ataque inaceptable a la libertad de expresión", reaccionó la asociación independentista Omnium Cultural.

El sábado, el himno nacional español volvió a ser pitado por los aficionados del equipo catalán, aunque menos que en otras ocasiones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×