Rusia 2018 y el espíritu mundialista pendiente de explotar

La afición anfitriona y su frialdad se vieron eclipsadas por el ambiente que ponen los latinos.
Moscú, Rusia -

El lugar común dice que “Los Mundiales son una fiesta”, pero ¿qué pasa cuando este festejo se lleva a cabo en una casa poco acostumbrada a mostrar de manera efusiva su felicidad o a ser escandalosos con el más mínimo pretexto?

Eso es justo lo que pasa en Rusia, un país frío, literal y metafóricamente hablando, pues su forma de ser no les permite explotar de alegría al máximo, incluso si golearon 5-0 en la inauguración ante Arabia Saudita, ellos se mantienen fríos, lo único que los hace salir del guión son las cámaras de televisión, ahí si se transforman y el grito de “Rusia, Rusia” te hace sentir por fin que llegó el dueño de la casa.

Pero mientras eso pasa a cuentagotas, el show se lo roban los mexicanos, peruanos y argentinos; así en ese orden.

Es en esos momentos cuando los rusos se contagian de la emoción latina e intentan imitarla, pero solo se queda en un intento, pues al avanzar sobre la calle Nikol’skaya, esa que parece un tablero de turista donde cada casilla pertenece a uno de los países antes mencionados y que el resto recorre buscando el mejor ritmo.

Y en caso de no encontrarlo, se conforman con las fotos, el selfie con los invitados para dar constancia de que esta Copa del Mundo puede ser la punta de lanza para un cambio de perspectiva sobre Rusia.

Así, tras un jueves que parecía domingo en Moscú, un 5-0 de Rusia sobre Arabia Saudita y con chispazos de festejos, poco a poco los rusos empiezan a aprender a festejar, siempre contagiados por la euforia latina.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas