La Copa que volvió a ser símbolo de la Paz

Fue sorprendente el juego inicial de Rusia ante Arabia Saudita.
Ciudad de México -

Cada cuatro años, el Mundial nos ofrece jugadas y partidos sorprendentes, pero hay veces que solo los valoramos con el paso del tiempo. En cada edición de la Copa, los técnicos y jugadores deben ser más creativos a la hora de buscar realizar lo más difícil de este bello deporte: meter un gol.

Por ello, fue sorprendente el juego inicial de Rusia ante Arabia Saudita, en el cual, no imaginaba que la magia en aquel país fuera a alcanzar para anotar cinco goles. Tal vez los rusos lo imaginaron, pero era más fe que otra cosa, especialmente luego de ver que en el amistoso previo, los árabes le dieron un poco de batalla a la poderosa Alemania.

Cómo olvidar ahora a Cristiano Ronaldo, que cuando parecía que todo estaba perdido, anotó un gol más, desde el manchón más difícil, con una parábola imposible para el arquero. Al delantero no le importó que todo el Mundo tuviera los ojos puestos en él, Ronaldo lo hizo. Un hombre altruista, que dona sangre, que dona hasta su médula espinal y luego se 'mata' en la cancha

Y cómo olvidar también el gran juego de Islandia, y su gente, ante Argentina y compañía. Los sudamericanos intentaron construir los primeros minutos, y no se conectaban. Los mediocampistas no hallaban a Di María y Agüero; Messi se quedaba solo. Los Islandeses, bien concentrados, bien parados, a momentos se notaba su línea hasta de ocho con vocación defensiva, pero no dejaron que los argentinos llegaran con claridad.

Sovarsson nunca dejó a Messi; me imagino las fuertes y miles y miles de horas de entrenamiento en Islandia. No quiero ni pensar cada movimiento que planeó el técnico para poder cubrir a Masherano y que no se le hiciera fácil iniciar las jugadas ofensivas en la contención o cómo frenéticamente entrenaron para que el 'Fideo' y el 'Kun' no hicieran sus grandes jugadas. Cerrarles los espacios, asfixiarlos, cansarlos, una tarea titánica que cualquier descuido podría costarles caro.

Claro que Argentina es uno de los mejores equipos del Mundo, pero hoy por hoy, en un mundial, gana el que mejor se preparó, el que mejor se organizó, el que mejor lo planeó y concentrados los europeos lograron un conjunto, trabajar en equipo. Esto provocó que pudiera empatar el partido Alfred Finnbogasson, el primer gol de Islandia en Mundiales. Historia pura para este país.

La estrategia ha sido básica en estos primeros encuentros. Claro, a los árabes les hizo un poco de falta planearlo mejor ante el anfitrión. Pero qué hermosos partidos y gente hemos visto.

Qué impresión escuchar los cánticos, aunque sea desde Tehuacán, Puebla, en donde me encuentro, con el lugar lleno de gente que no se pierden los juegos, aunque sean a las 8 de la mañana. Desde cualquier parte del mundo, hemos podido disfrutar de ya varios momentos históricos, desde la Inauguración, del triunfo de los franceses, las ganas de los nigerianos, la alegría de los iraníes, peo sobre todo, de la fraternidad de todos.

Esta Copa, es el mejor ejemplo de la Paz Mundial y eso siempre hay que celebrarlo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas