Sufre Moscú pasión mundialista; basura y venta ilegal de vino es la novedad

En las calles hay basura, fiesta y hasta venta ilegal de alcohol
 Algunas bancas dañadas.  (Foto: Mediotiempo)
Moscú, Rusia -

Apenas rodó el balón en Rusia 2018 y la capital perdió su orden y pulcritud. La fiebre mundialista comenzó a jugarle chueco a Moscú, ya que una de sus calles principales, la peatonal Nikol’skaya tiene una cara muy distinta a la de días pasados.

Ahí donde los focos en la parte alta son la sensación ya no es solamente un bonito atractivo turístico, sino también un catálogo de nacionalidades y ahora de basura, muebles rotos y hasta de venta ilegal de alcohol.

Con el inicio de los juegos ya no se puede caminar tranquilamente, ya que además de seguidores, vidrios de botellas de cerveza, latas y envases tirados se ha convertido en el día a día. Y por más que los trabajadores limpian es imposible y llenan bolsas y bolsas de basura.

Bancas en el paso peatonal ya aparecen rotas, mismas que ahora sirven de banquito para que los aficionados brinquen.

Ya no es nada raro ver a algún argentino colgado de una de las cámaras de seguridad de la peatonal y la policía ha estado muy tranquila sin llevarse a los enfiestados.

La última novedad de la calle es la venta ilegal de alcohol, pues en Rusia está prohibido comprar vino o cerveza después de las 23:00 horas y lo que una unidad te puede costar no más de 100 rublos (33 pesos) en la madrugada se ponen más caras que en un bar, alcanzando los 500 rublos (170 pesos) y en un establecimiento, una cerveza podría rondar los 270 rublos (80 pesos).

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×