Rusia 2018 le permitió a la iraní Amaia ir por primera vez a un estadio

A tres horas de vuelo de Teherán, Kazán se llenó de aficionados iraníes, donde se sienten como en casa pues esta ciudad es una de las de mayor población musulmana en Rusia.
Rusia le abre las puertas de estadios a mujeres de Irán
Kazán, Rusia -

Amaia vive en Teherán, la ciudad con uno de los Clásicos más intensos en el mundo, el Persépolis vs. Esteghlal, pero el que difícilmente imagina vivir en un estadio, por las restricciones en su país respecto a las mujeres en el futbol.

Sin embargo, Rusia 2018 le permitió acudir este miércoles al Irán vs. España en la Arena Kazán para vivir, literalmente, el primer partido de su vida.

“Es mi primera experiencia de ir a un estadio y no sé qué sentimientos tendré durante el juego, estoy muy emocionada ahora y espero que Irán gane”, expresó previo al encuentro.

Ni siquiera en otro país había ido a un estadio. Pero este Mundial le representó la oportunidad para no perderse de algo que reivindican compatriotas suyas como Sara, la aficionada que en el Irán vs. Marruecos de la semana pasada sacó una pancarta en la grada para pedir que en su país eliminen las restricciones, como parte de un movimiento denominado Open Stadiums.

¿Crees que esta experiencia en el Mundial pueda ayudar a que en el futuro las mujeres puedan ir a los estadios en Irán?

“Las leyes del gobierno en Irán son muy extrañas, no sé si pueda ayudar o no”, respondió Amaia a Mediotiempo.

La experiencia del partido la comenzó a vivir desde horas antes, cuando los fanáticos iraníes acudieron en caravana al estadio, mucho más numerosos que los españoles, aunque con mayoría varonil.

Kazán es la ciudad en Rusia con mayor población musulmana, como Irán, cuya capital está a tres horas de vuelo, lo que se notó como para que el pronóstico se cumpliera, pues se esperaban alrededor de 15 mil iraníes para este encuentro.

“En Irán hay algunas restricciones para las mujeres de ir a los estadios, pero son libres de venir aquí. De todos modos, la mayoría de los iraníes aquí son hombres, pero al menos aquí pueden venir, lo que no pasa en Irán”, agregó Hasan, acompañante de Amaia.

Irán prohibió la presencia de las mujeres en los estadios desde 1980 y solo en 2005, en medio de elecciones, les permitieron acudir a un juego, aunque solo por 45 minutos. Hoy para Amaia serán 90, los primeros de su vida.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×