¿Te achicas con la presión? Aprende a entrenar tu confianza

Todos podemos meter un penal, pero no todos podemos meterlo en momentos de presión.
Ciudad de México -

Todos podemos meter un penal pero no todos podemos meterlo en momentos de presión.

Imagínate que estás con tus amigos y los invitan a jugar un partido amistoso entre ustedes en el Estadio Azteca. Solamente estarán ustedes y un magnífico estadio vacío. Se ponen los uniformes y empiezan a jugar, todos están emocionados de poder pisar una cancha sumamente especial. Cada vez que recibes el balón te emocionas, te sientes con mucha energía y confianza. Después de un centro tuyo, empujan a tu compañero y marcan un penal a favor de tu equipo. En ese momento te eligen para tirar el penal: caminas hacia la portería, tomas el balón, sonríes y tiras el penal al ángulo superior derecho… el portero no pudo hacer nada para detenerlo, sales corriendo a festejar con tus amigos.

De repente, las luces del estadio Azteca se prenden y empiezas a escuchar los gritos de 87,000 personas que están en las gradas. Notas que ahora estás usando el uniforme de la Selección de tu país, observas una gran cantidad de fotógrafos y las cámaras que están transmitiendo el partido en vivo. En ese momento escuchas tu nombre y es el entrenador que te está pidiendo que cobres el penal. Te das cuenta que es el minuto 90, tu equipo está perdiendo 2-1 y necesitan empatar para calificar al Mundial. ¿Cómo te sentirías realmente en ese momento? Estás a punto de tirar ese mismo penal que con tus amigos: mismas piernas, misma cancha, mismo balón, mismo tamaño de portería. Todos los elementos físicos para repetir tu penal están presentes, lo que cambia esta vez es el significado que le das y el entorno, todo lo demás es exactamente lo mismo.

La mayoría de la gente cuando piensa en este escenario cree que tiene la confianza suficiente para repetir ese penal...pero la realidad es otra. Si alguna vez has jugado un partido importante, con o sin público, sabes que existe una loza pesada e invisible llamada presión que afecta tu confianza en los momentos importantes. Te sudan las manos, se te entumen las piernas, respiras de forma agitada, tus pensamientos están a mil por hora y una infinidad de dudas te atacan.

Muchas veces la gran diferencia entre un futbolista profesional y uno amateur, es que el profesional puede mantener su nivel de juego en los momentos de presión mientras que el amateur se ¨achica¨ y cada balón que toca le quema por la presión que siente.

Imagen columna Pepe Galván 13-08-18
Imagen columna Pepe Galván 13-08-18  (Especial)

¿Qué puedo hacer para aguantar la presión y tener más confianza?

Después de trabajar durante muchos años con futbolistas profesionales y ayudarlos a que puedan mejorar su rendimiento dentro de la cancha, me queda claro que la motivación no es suficiente para realmente ver un cambio y poder manejar las situaciones de presión. Te comparto un par de herramientas que te pueden ayudar y evitar achicarte al momento de la presión:

Entrenar: Así como entrenas tu cuerpo o un músculo, lo mismo tendrás que hacer con tu mente si quieres ver resultados positivos. Si sólo lees esto y lo aplicas una vez, no verás resultados, es como ir al gimnasio una vez y esperar tener una musculatura como la de Cristiano al día siguiente. ¡Imposible! Para hacer posible, hay que entrenarlo constantemente.

Grábate: Si estás practicando penales o una jugada que te cuesta trabajo en los momentos de presión, es importante que te grabes por dos motivos. La primera, para que puedas ver desde otro ángulo qué es lo que estás haciendo bien o mal. La segunda razón, es para crearte una presión extra al saber que lo que estás haciendo, se está grabando. Para añadirle presión al grabarte, haz la promesa que salga bien o mal, subirás tu video en las redes. No por buscar likes o agradarle a tus amigos, sino por la presión que esto causa al saber que otros ¨jueces lo verán¨. ¿Y qué pasa si te trollean? Para nada apoyo que se haga esto, pero sí te hará entender la presión que existe al sentirte expuesto ante el juicio de alguien más y es justo esto lo que estamos buscando entrenar.

Apuesta: Al igual que en el ejemplo anterior, sin importar lo que busques mejorar para no sucumbir ante la presión, otra buena forma de entrenarlo es apostando. Lo que esto hace es que creas un entorno en el entrenamiento en el cual tienes algo que perder si no logras tu objetivo, causando mayor presión. Al apostar no tiene que ser monetario, sugiero que no lo sea, puede ser desde dar 2 vueltas alrededor de la cancha a toda velocidad, hacer 100 lagartijas, y hasta contar un chiste en público.

Cómodo con lo incómodo: En los dos ejercicios anteriores, es muy posible que en algún momento te sientas incómodo y esto es completamente normal. Es más, para poder mejorar nuestra confianza y no achicarnos ante la presión, es importante que aprendamos a sentirnos cómodos con lo incómodo. A diferencia de lo que muchas personas piensan, la incomodidad es parte de todo proceso de desarrollo y crecimiento, si buscas evitar la incomodidad no estarás fortaleciendo tu mente y tu ser. Los grandes futbolistas han aprendido a sentirse cómodos con lo incómodo.

Recuerda, esto toma tiempo y es un proceso, lo importante es que entiendas que tu confianza la puedes entrenar y mejorar. No se nace con la confianza ésta, también se entrena al igual que un músculo. La mejor forma de hacerlo es crear entornos que repliquen ese momento de presión.

Dedicado a tu éxito,

Pepe Galván
El mentor del ganador

Sígueme en:
Facebook: @pepegalvan5oficial
Instagram: @pepegalvan5
Página: https://pepegalvan5.com/bienvenido

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas