Memo Ochoa, acostumbrado a las peores goleadas en Europa

El portero no recibía cinco goles desde enero del año pasado, cuando enfrentó al Real Madrid, club que en dos partidos del 2017 le marcó nueve veces.
 Ochoa está acostumbrado a las goleadas en su paso por Europa.  (Foto: @Standard_RSCL)

La calidad de los equipos donde ha militado en Europa poco le ha ayudado a Guillermo Ochoa para que haga valer sus atajadas.

El más goleado pero también el que más paradas hizo durante su etapa en el Granada, por ejemplo, el mexicano fue nuevamente vapuleado este jueves, cuando el Sevilla venció 5-1 al Standard de Liège.

El resultado fue uno más de los varios abultados que colecciona en el Viejo Continente, aunque el primero de tal magnitud en este tipo de competencias, pues se trató de su debut en la Europa League.

Con Selección, el más recordado es el 7-0 que sufrió contra Chile en la Copa América Centenario del 2016 con la Selección Mexicana, donde Uruguay hace una semana le metió cuatro, igual que Alemania en la Confederaciones del 2017.

Justo después de ese torneo debutó en el Granada de enorme fragilidad defensiva y apenas en su segundo partido Las Palmas le metió un 5-1 en una campaña donde el Real Madrid lo venció dos veces, una por 5-0 y otra por 4-0.

Pero lo peor de ese año fue la goleada de 7-1 contra el Atlético de Madrid, para terminar como el portero más vapuleado, con 83 tantos recibidos, aunque también fue el que más atajadas tuvo.

En el Málaga no había tenido el problema de las goleadas en las dos campañas previas a la de Granada porque jugó poco, pero desde su llegada al discreto Ajaccio en 2011 vivió a varias derrotas abultadas, como las de 4-1 frente al Auxerre y el Lille.

Para su segunda campaña en la isla de Córcega, Memo recibió en tres ocasiones más de cuatro goles por parte del Toulouse, Rennes y Lorient, aunque con este último los Osos del Ajaccio empataron 4-4.

En su última campaña en Francia también recibió cuatro anotaciones en tres partidos, siendo Bordeaux, Reims y Mónaco, los victimarios de su portería.

Con el cuadro belga nunca había recibido más de cuatro goles, por un empate 4-4 ante el Brujas en abril y una derrota frente al Waregem de 4-0 en agosto del 2017, hasta que esta vez el Sevilla le festejó una "manita".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×