Alan Cervantes se hizo futbolista pese al enfado de su madre

El canterano de Chivas aceptó lo duro que fue perder a su padre, su guía en el aspecto personal.
 Obligó a su madre a que lo metiera a una escuela de futbol.  (Foto: Imago7)
Guadalajara, Jalisco -

El futbol siempre fue su vida, pero su madre prefería que se inclinara por otra disciplina, entre ellas la natación, pero Alan Cervantes no cesó en el intento y hoy brilla como jugador de las Chivas.

El canterano rojiblanco con apenas 20 años de edad recordó su etapa de niño, donde anhelaba ser parte de una escuela de futbol y al final su madre no le quedó de otra más que inscribirlo.

“Mi mamá y mi abuelita me platican que desde chico tuve un gusto especial por la pelota y todo el día estaba con ella pateando en la casa rompiendo vidrios por todos lados, me acuerdo que salía a la calle, no me daban permiso de salir porque era de noche, me escapaba y salía con los amigos en una calle chiquita por donde vivía, poníamos dos piedras y ahí se armaban bien las retas”, dijo al portal oficial de Chivas.

“Siempre le decía a mi mamá que me metiera a una escuela de futbol, ella me decía que no, que natación u otra cosa, pero le insistía, le lloraba, le rogaba, le suplicaba, le hacía teatro, hacía de todo para que me metiera a una hasta que la enfadé tanto que no le quedó más que inscribirme en Gigantera".

Cervantes pasó por varias categorías de Chivas, pero terminó por debutar en la Primera División con el León en el 2017.

“Yo siempre vi el futbol como un pasatiempo, nunca pensé en llegar hasta donde lo he hecho, al principio solo quería divertirme, pero conforme pasó el tiempo me di cuenta que podía llegar a ser algo importante para mi vida y para mi carrera, y me propuse estar en el club. Cuando se hace la categoría 98 me llaman y desde ese entonces pertenezco a fuerzas básicas, hice las cosas con mayor compromiso y responsabilidad con el sueño de llegar a Primera División", comentó.

La alegría de ser jugador de Primera División se vio opacada por el fuerte golpe recibido: la muerte de su padre, a quien le dedicó su primera anotación, misma que hizo el sábado pasado ante Monterrey.

Lo peor para mí ya pasó, fue el fallecimiento de mi papá, es una parte fundamental que me ha ayudado, que me ha servido para inspirarme, para motivarme y darle esa alegría a él que está desde allá arriba cuidándome y es lo que me hace más fuerte para seguir cada día luchando por mis sueños. También me motiva mi familia, es lo más importante y sagrado que puedo tener, es la que siempre está atrás de mi apoyándome en todo lo que necesito, me ha inculcado buenos valores, ellos se merecen la alegría de cumplir mi sueño”, comentó.

Cervantes tiene experiencia internacional no solamente con las categorías inferiores de Chivas, sino también con representativos nacionales en la Sub-17 y Sub-20 de México.

“Mi primera convocatoria a selección fue en el año 2012, fue de la Selección Sub-15, cuando me llegó la noticia fue un shock, me emocioné mucho, en enero de 2015 recibo el llamado a la Sub 17, me consolidé y fui un jugador importante y titular. Participar en los Mundiales Sub-17 y Sub-20 fue una experiencia inolvidable, muy agradable en todos los sentidos que me dejó mucho, me ayudó a ver diferente el futbol”, agregó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×