En su segundo año, Liga MX Femenil no garantiza el sustento de una jugadora

El tope salarial en la competencia continúa en dos mil 500 pesos ante el tema del proceso formativo, contemplados como Fuerzas Básicas.
En su segundo año, la Liga MX Femenil no puede garantizar la vida de una jugado
Ciudad de México -

Hace un año, la Liga MX Femenil vio la luz para profesionalizar al llamado 'futbol rosa' en México. Un proyecto joven que le apuesta al crecimiento, pero donde decenas de jugadoras de todas las edades, tienen bien presente que, por el momento, no es una actividad que les cubra todas sus necesidades, económicamente hablando.

Ante esto, deben combinar su carrera futbolística con estudios o con otra actividad, tal es el caso de Deneva Cagigas y Norma Palafox, quienes aún no se vislumbran viviendo del balompié.

"El futbol ya se profesionalizó y todas las que formamos parte de la liga sabemos que es una realidad, un sueño. Seguimos luchando por eso para que las generaciones de abajo puedan obtener beneficios y cumplir también sus sueños", dijo Cagigas, capitana de Pumas, en entrevista a Mediotiempo.

Deneva estudia, conlleva las responsabilidades de la escuela con el liderazgo en la cancha cada vez que porta el brazalete. Con 23 años, la felina está consciente de que el futbol femenil se está forjando y poco a poco va encaminado a escribir su propia historia sin compararse en ningún punto con el varonil.

"Es algo complicado, porque debes administrar tus tiempos de entrenar, comer, hacer tarea y sabemos que el futbol femenil no es eterno. Está empezando y tenemos que tener algo sólido como una carrera o la oportunidad de trabajar en otras cosas. No sabemos si en un futuro las mujeres puedan vivir de esto o no".

La base salarial es clara, dos mil 500 pesos que en muchos casos son superados por la seriedad que cada institución le ha puesto a los proyectos. Aunque es una realidad que el porcentaje de menores de edad en la liga rosa rebasa el 50 por ciento y, por ende, las leyes no permiten un contrato laboral con menores de edad.

Palafox tiene 19 años y su sueño es ser abogada, estudia derecho gracias a las facilidades otorgadas en Chivas con un plan de impulso en el que las clases se acoplan a sus tiempos. Sin embargo, son más las futbolistas que conviven entre una escuela de sistema tradicional con la obligación de portar una camiseta.

A un año de que el sueño de decenas de jóvenes comenzó, la delantera sabe que hoy no puede confiarse de una vida producto de su talento con el balón.

"En este momento no puedo decir que puedo vivir del futbol porque esta liga va iniciando, espero que en algún futuro pueda decirlo, que sea un sostén para todas las mujeres, en un futuro se dará, ahorita no se puede", finalizó la joven con más proyección del Rebaño Femenil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×