Clásico Regio acabó con operativo inverosímil y un detenido (no el más buscado)

El Tigres vs. Monterrey pasará a la historia por estar repleto de violencia, pero también por un operativo pocas veces visto en la Liga MX buscando responsables.
 Se realizó un operativo con agentes del Ministerio Público y la Agencia Estatal de Investigación.  (Foto: MT)
Monterrey, Nuevo León -

Los incidentes violentos registrados previo al Clásico Regio este domingo provocaron imágenes nunca antes vistas en el futbol mexicano: la de Policías que no solo custodian a una barra sino que ingresan al estadio para buscar responsables o testigos.

El partido entre Tigres y Rayados que terminó sin goles también finalizó con una gran tensión, pues al exterior se realizó un operativo con agentes del Ministerio Público y la Agencia Estatal de Investigación para inspeccionar a los hinchas visitantes, entre los cuales hubo un detenido, aunque no exactamente al que buscaban.

Como filtro para buscar a quienes participaron en el enfrentamiento horas antes del partido en la Avenida Aztlán, o agredieron directamente a Rodolfo Manuel Palomo, los agentes se apostaron afuera de las puertas 9 y 12 del Volcán para no permitir que los aficionados de Rayados salieran de manera masiva.

Llevaban una orden de aprehensión contra Alan Aarón García Gutiérrez, el presunto agresor principal contra el hincha de Tigres, identificado en redes sociales a partir de unas imágenes captadas en video.

Mientras los seguidores de Tigres abandonaban el inmueble después del 0-0, decenas de Policías ingresaban al estadio para engrosar la custodia de La Adicción todavía en la tribuna. Primero la dividieron en dos partes, para luego organizar su salida en pequeños grupos o incluso uno por uno.

El operativo se extendió a la madrugada de este lunes, pese a que el partido terminó a las 22:00 horas del domingo. Los aficionados de Rayados primero salieron en grupos donde hubo mujeres y niños. Después, en su mayoría eran jóvenes de La Adicción.

Fue después de la medianoche cuando a lo lejos se alcanzó a ver a un aficionado robusto que salió esposado y escoltado. Sin embargo, fuentes del operativo informaron que no fue porque se tratara de uno de los agresores sino porque se resistió a identificarse. A García Gutiérrez no lo encontraron ahí.

Minutos después de que saliera el esposado, los elementos de Fuerza Civil abandonaron el estadio, a la espera de que en los próximos días se encuentre al principal agresor y evolucione el aficionado herido, quien por la madrugada fue reportado en estado grave y en cuidados intensivos después de pasar por el quirófano.

“La Fiscalía agradece a todas y todos los que han participado en redes sociales enviando información relevante en torno a lo acontecido y la misma ha sido enviada a la Agencia Estatal de Investigaciones y el Instituto de Criminalística y Servicios Periciales”, informó la Fiscalía neoleonesa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×