Motociclista que ayudó a fan de Tigres narró la angustia e inacción policiaca

El Sr. Artemio Ledesma ayudó al gravemente herido Rodolfo Palomo tras la brutal golpiza que le propinaron y nos contó cómo la Policía ni se inmutó.
Testigo de los hechos violentos entre barras regias cuenta como vivió el momento
Monterrey, Nuevo León -

Como cualquier día de trabajo, Artemio Ledezma llegó a la gasolinera para llenar de combustible su motocicleta sin imaginar que tendría que ayudar a un desconocido en busca de salvarle la vida.

El repartidor de medicamentos de una farmacia en Avenida Aztlán de repente se encontró con el horror del ataque de los aficionados de Rayados sobre Rodolfo Palomo, ante solo la mirada de policías y el morbo de los encargados de seguridad de la tienda de autoservicio a un lado.

Ledezma vio todo. Desde la embestida del auto contra los varios hinchas felinos, así como la persecución que terminó con la brutal golpiza.

“Estuve presente, estaba en la gasolinera (a dos cuadras de la agresión). De repente comenzaron a agarrarse a pedradas y a correr, luego un carro gris de aquel lado se vino en contra, fue que se subió y atropelló al muchacho (Palomo Gámez)”, relató.

“Entonces el muchacho ya no pudo hacer nada y aquí quedó, lo agarraron entre todos, eran como 20. No sé si haya sido el líder este muchacho el flaco (Alan Aarón García). Las pedradas era entre todos al principio, pero ya vieron solo a este muchacho y lo agarraron”.

Ledezma fue el segundo en llegar al auxilio de Palomo Gámez, quien se encontraba desnudo y tirado boca abajo en el asfalto. La primera en acercarse fue una mujer, quien solicitaba a gritos que ayudaran al joven de 21 años.

“Me da tristeza porque no pudimos hacer nada nosotros, solo éramos tres los que apoyamos al pobre muchacho, pedimos una camilla; el muchacho se veía muy malo, se estaba convulsionando con su misma sangre, lo que hicimos fue apoyar”, relató.

En esos momentos notó que en el estacionamiento del supermercado había una patrulla de Fuerza Civil, pero nunca se acercaron, ni siquiera cuando los agresores ya habían huido.

Vieron el muchacho tirado y ni se acercaron para ver qué le había pasado o hablarle a la ambulancia, había carros de sitio, ellos mismos decían de subirlo y llevarlo al hospital. Gracias a Dios pasó enfrente de la Clínica 35 y esperemos que se recupere el muchacho”, platicó Ledezma.

En dicha clínica les prestaron una camilla para que el joven fuera trasladado al Hospital Universitario, donde Palomo sigue en estado crítico según los reportes de este lunes, cuando el Secretario de Seguridad de Nuevo León, Bernardo González, justificó que los elementos de la patrulla no hicieran nada.

De acuerdo al funcionario, se resguardaron para solicitar apoyo, lo que no coincide con Ledesma, como tampoco el tiempo de respuesta, pues aseguró que la Policía llegó en 6 minutos.

Después de 15 minutos llegó Fuerza Civil ¿Ya a qué viene? No viene a nada, solo acordonaron, pidieron no sé qué, no salieron ni los guardias de aquí (del supermercado), debieron haber salido con el gas lacrimógeno a ahuyentarlos, pero no, ya al último solo salieron a tomarle fotos al pobre muchacho”, contó Ledezma.

Ahora Ledesma tiene en sus oraciones a Palomo Gámez y por ello este lunes por la tarde volvió al lugar de los hechos, para dejar una rosa donde ya habían sido colocadas varias veladoras, alrededor de una camiseta de Tigres.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×