Estadio Azteca: negligencia tras negligencia

Imposible 'cortar una cabeza' las decisiones fueron tomadas por varios, debido a compromisos de mucho dinero o de intereses.
Ciudad de México -

No intenten buscar un nombre propio, pues no lo van a encontrar. En este tipo de decisiones se involucra a toda la empresa y los dueños son los primeros en asumir riesgos.

El cambiar a pasto híbrido era una gran opción. Es una tecnología que se utiliza en todas las canchas del mundo y funciona de maravilla. El problema aquí fue la instalación, ese tipo de pastos necesitan tiempo para agarrar al 100% y en este caso no lo tuvieron.

Por diferentes compromisos, algunos que representaban mucho dinero y otros muchos intereses, la instalación se atrasó y 2 días después de poner el pasto ya estábamos teniendo partidos. Nunca tuvimos una cancha al 100% y con la carga de compromisos, tanto deportivos como de espectáculos, se fue deteriorando todo.

Los contratos ya estaban. No se pudieron cancelar ninguno de los eventos y se fue haciendo una bola de nieve enorme, misma que se salió de control. Negligencia tras negligencia, hoy nos encontramos con un papelazo histórico, en donde la NFL dice que la cancha del dos veces mundialista Estadio Azteca no está a la altura de un partido de su competición.

Para los dueños del Estadio Azteca lo más fácil seria correr a sus directivos y sacrificar a alguien. Pero así no funciona. Se tendrían que hacer responsables de decisiones que ellos aprobaron. Dar la cara y no solamente buscar a quien culpar. La época de lluvias se ha alargado, se sabe, pero ninguna otra cancha de México está como la del Azteca.

Una vergüenza enorme. Un daño irreparable. Se necesitará mucho trabajo y política para poder regresarle a la gente la ilusión de tener NFL en nuestro país, aparte de la derrama económica que perdemos. Vámonos, que la pasen bien.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas