Unirea Urziceni 1-1 Rangers... Unirea acaricia la clasificación

Unirea Urziceni y Glasgow Rangers empataron a un gol en Bucarest en un partido muy igualado que pone la clasificación al alcance de la mano de los rumanos y deja con remotas opciones a los escoceses.
Unirea Urziceni y Glasgow Rangers empataron a un gol en Bucarest en un partido muy igualado que pone la clasificación al alcance de la mano de los rumanos y deja con remotas opciones a los escoceses.
 Unirea Urziceni y Glasgow Rangers empataron a un gol en Bucarest en un partido muy igualado que pone la clasificación al alcance de la mano de los rumanos y deja con remotas opciones a los escoceses.
Bucarest, Rumania (Reuters) -
  • Los “Gers” tienen remotas opciones de avanzar

Unirea Urziceni y Glasgow Rangers empataron a un gol en Bucarest en un partido muy igualado que pone la clasificación al alcance de la mano de los rumanos y deja con remotas opciones a los escoceses.

Sobre un terreno pesado por la lluvia que no favorecía el control y la circulación del balón, ninguno de los dos equipos conseguía dominar el partido en los primeros minutos. El juego transcurría entre las dos mitades de campo, sin que los guardametas se vieran en peligro.

Desde el flanco izquierdo del ataque del Unirea el lateral argentino Brandán y el interior Varga parecían los únicos con empuje y energía para llegar al área escocesa, pero sus centros los rechazaba sin complicaciones la defensa del Rangers.

Al cuarto de hora, una falta lanzada desde 30 metros por Thomson fue rechazada con dificultades por Arlauskis después de que la pelota tomara velocidad al botar en el suelo.

Cinco minutos más tarde, un buen centro de Whittaker desde la derecha fue rematado de cabeza por Naysmith, que volvió a poner en apuros al portero local. El Unirea dio la réplica poco después con un pase desde la banda de Frunza para Bilasco, que desde muy cerca no logró conectar el cabezazo.

El Rangers se hizo entonces con la posesión del balón, y el partido comenzó a jugarse en la mitad de terreno rumano.

Pero la seriedad defensiva del Unirea y la inoperancia ofensiva de los protestantes mantenían la placidez de Arlauskis.

Los hombres de Dan Petrescu tuvieron su mejor ocasión en un potentísimo disparo raso de falta del central Maftei, que fue desviado con muchos problemas por McGregor.

Ni Unirea ni Rangers se sentían cómodos, pero la falta de autoridad abrió el partido y las opciones de gol comenzaron a llegar en las dos áreas.

Un disparo de Miller después de una gran jugada personal obligó a Arlauskis a estirarse como un gato para evitar el gol, y Varga respondió enseguida con un eslalon entre los defensas que acabó con un fuerte disparo de Frunza rechazado por McGregor.

Los rumanos tuvieron más ocasiones hasta el descanso, pero los marcadores siguieron a cero.

El Unirea salió al campo motivado, dispuesto a imponer su autoridad. Con jugadas trenzadas, paciencia y esfuerzo para sobreponerse al estado cada vez más pantanoso de la hierba, los jugadores de Petrescu intentaban llegar a la portería escocesa.

En el minuto 50, un buen zurdazo de Bordeanu desde lejos después de una larga jugada de todo el ataque local salió cerca del palo de McGregor.

Pese al desgaste físico y la presión de un Rangers que no estaba dispuesto a someterse, el partido se jugaba en campo visitante, y el Unirea no renunciaba al buen trato del balón que le ha caracterizado en esta Liguilla.

Con un Ricardo Vilana imperial en el centro del campo y las triangulaciones endiabladas de sus volantes ofensivos, los locales llegaban con fluidez al área rival, aunque no conseguían inquietar a McGregor.

Pero los escoceses se estiraban de vez en cuando para dejar claro que no estaban muertos, y en el minuto 63 Miller pudo marcar en una rápida acción a la contra.

El cansancio afectaba más al equipo que intentaba construir, y los visitantes ganaron terreno al entrar el partido en su último tramo.

En el minuto 78, con el partido totalmente roto, un disparo potente de McCulloch desde fuera del área perforó la portería balcánica y desató en las gradas la euforia de las hordas británicas.

Reaccionó rápido el Unirea, y nada más sacar de centro Onofras se quedó solo ante McGregor, lo dribló con habilidad y sangre fría y sólo la intervención de un defensa escocés pudo salvar el empate con el portero batido.

Los locales siguieron buscando el gol hasta el final, y cuando sólo quedaban dos minutos un trallazo del propio Onofras desde el borde del área después de una triangulación perfecta del ataque rumano hundió al Rangers y volvió a colocar al Unirea en una posición franca para pasar a Octavos.

- Ficha técnica

1 - Unirea Urziceni: Arlauskis; Bordeanu, Galamaz, Maftei, Brandan; Apostol, Ricardo Vilana (Semedo, m. 78), Balan (Onofras, m. 28); Frunza, Varga (Paduretu, m. 78); Bilasco.

1- Glasgow Rangers: McGregor; Whittaker, Wilson, Weir, Papac; Naismith, Davis, McCulloch, Thompson (Fleck, m. 83), Lafferty; Miller (Nacho Novo, m. 78).

Goles: 0-1: m. 78: McCulloch de fuerte disparo desde 25 metros; 1-1: m. 88: Bilasco de potente chut por la escuadra desde el borde del área tras una triangulación perfecta del ataque rumano.

Árbitro: Bo Larsen (DIN). Amonestó a Lafferty (m.27), Bilasco (m. 68), Wilson (m. 77)

Estadio: Ghencea, Bucarest. Unos 12.000 espectadores, entre ellos 3.000 aficionados escoceses.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×