Barcelona (6)4-1(3) Arsenal... ¡Estamos en la Era Messi!

Maravillosa, superlativa, histórica, insuperable, indescriptible, memorable. Los adjetivos se quedan cortos para describir la exhibición que Messi dio hoy en un Camp Nou abarrotado que se frotaba...
 Maravillosa, superlativa, histórica, insuperable, indescriptible, memorable. Los adjetivos se quedan cortos para describir la exhibición que Messi dio hoy en un Camp Nou abarrotado que se frotaba los ojos como si no se creyese lo que estaba viendo.
Barcelona, España (Reuters) -
  • Barcelona enfrentará al Inter en Semifinales
  • Antes del Clásico Español, Messi hizo cuatro tantos

Enorme, maravillosa, superlativa, histórica, insuperable, indescriptible, memorable. Los adjetivos se quedan cortos para describir la exhibición que Leo Messi dio hoy en un Camp Nou abarrotado que se frotaba los ojos como si no se creyese lo que estaba viendo. Un recital de futbol, un "póquer" de goles de la "Pulga", el crack con mayúsculas, el mejor jugador del planeta, el que probablemente se convierta, sino lo es ya, en el mejor futbolista de la historia, colocó al Barcelona por tercera vez consecutiva -cuarta en cinco años- en las Semifinales de la Champions League. Los que hoy estuvieron en el estadio, los que lo vieron por televisión recordarán el 4-1 del Barcelona al Arsenal por todo lo que hizo Messi. Arsene Wegner y sus muchachos sin duda también. Y eso que el Arsenal llegó con la lección aprendida al Camp Nou. En el Emirates quiso jugarle de tú a tú al Barça y sólo la milagrosa actuación de Almunia le salvó de recibir una goleada histórica en su propio estadio. Wenger pensó que esta noche, sin Cesc, Arshavin y Song, osar disputarle de nuevo la hegemonía del balón al Campeón de Europa hubiera sido prácticamente como entregar la eliminatoria. Así que disfrazó a su Arsenal de equipo pequeño, con las líneas muy juntas, Diaby persiguiendo a Xavi por todo el campo y los puntas presionando a Márquez y Milito para complicarles la existencia cada vez que querían sacar el balón jugado desde atrás. De este modo, los Gunners, agazapados atrás, esperaron su momento en busca de un gol de estrategia, de una contra milagrosa que sembrara la incertidumbre en el Barcelona y pusiera patas arriba el 2-2 de la ida. Y esa contra llegó pasado el cuarto de hora. Un contragolpe que estuvo precedido de una clarísima falta de Diaby a Milito que el colegiado alemán Stark no pitó, permitiendo la internada de Walcott y el doble remate del gigantón Bendtner -el primero contra Valdés y el segundo a gol- que volteaba la eliminatoria. Pero no hay planteamiento táctico ni gol, por injusto e inesperado que sea, que pueda neutralizar a un jugador como Messi. El argentino, que ya había puesto en aprietos a Almunia un par de veces al inicio del partido, tardó tres minutos en opacar el tanto del conjunto británico y darle la vuelta al partido. Primero fue un obús desde la frontal, poco después una precisa definición dentro del área. Antes del descanso, la culminación de una contra con una vaselina antológica. Entre gol y gol, una repertorio inagotable de quiebros, regates, cambios de ritmo y remates que no entraron por poco. Él solito descompuso a un Arsenal que empezó muy serio y ordenado atrás y que acabó la primera mitad descentrado, nervioso y abusando del juego tosco. Él solito decidió que el partido se acababa en el minuto 37, cuando ya había hecho tres y los Gunners deambulaban, como alma en pena, por el campo. La segunda parte no tuvo historia. Guardiola quitó a Bojan para reforzar el centro del campo con el hercúleo Touré Yaya, el Barça quitó el pie del acelerador y cedió algunos metros al Arsenal que, con poco fondo de armario para cambiar el signo del choque, lo intentó con poca fe y menos acierto. Un par de tiros desviados de Rosicky y Bendtner y alguna acción interesante del bullicioso Pedro fue lo más destacado del juego, hasta que volvió aparecer Messi para poner el epílogo y cerrar la cuenta con un gol de garra, de hambre, de pillo, de esos que marca el argentino cuando parece que está jugando en el patio del colegio. La exhibición de Leo fue tan grandiosa que lo eclipsó absolutamente todo: la lesión de Abidal, la reaparición de Iniesta, el enorme partido táctico de Busquets o la perfecta dirección de Xavi. Pero la sombra de los genios siempre es alargada. Y Messi es el mayor genio que ha dado el futbol en muchísimos años. Ficha técnica: Barcelona: Valdés; Alves, Márquez, Milito, Abidal (Maxwell, min.53), Sergio Busquets, Xavi, Keita, Pedro (Iniesta, min.86), Bojan (Touré, min.56) y Messi. Arsenal: Almunia; Sagna, Vermaelen, Silvestre (Eboué, min.63), Clichy, Denilson, Diaby, Walcott, Nasri, Rosicky (Eduardo, min.73) y Bendtner. Goles: 0-1: m.18: Bendtner, 1-1: m.21: Messi, 2-1: m.37: Messi, 3-1: m.42: Messi, 4-1: m.88: Messi. Árbitro: Wolfgang Stark (GER). Mostró tarjeta amarilla a Denilson (min.31), Rosicky (min.45) y Eboué (min.67). Incidencias: Partido de vuelta de los Cuartos de Final de la Champions League disputado en el Camp Nou ante 93 mil 330 espectadores, unos 5 mil de ellos seguidores del Arsenal.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×