'Blues' arrollaron eslovenos y amarraron cima

El Chelsea del portugués José Mourinho no encontró resistencia ante el modesto Maribor para firmar una cómoda victoria en casa por 6-0 y asentarse como líder del Grupo G de la Champions League.
El Chelsea del portugués José Mourinho no encontró resistencia ante el modesto Maribor para firmar una cómoda victoria en casa por 6-0 y asentarse como líder del Grupo G de la Champions League.
 El Chelsea del portugués José Mourinho no encontró resistencia ante el modesto Maribor para firmar una cómoda victoria en casa por 6-0 y asentarse como líder del Grupo G de la Champions League.  (Foto: EFE)
Stamford Bridge, ante un lleno (Reuters) -
  • El marfileño Didier Drogba marcó su primer gol desde su regreso este verano a Stamford Bridge

El Chelsea del portugués José Mourinho no encontró resistencia ante el modesto Maribor para firmar una cómoda victoria en casa por 6-0 y asentarse como líder del Grupo G de la Champions League. Los eslovenos se vieron superados ante la tarea de intentar frenar a unos "Blues" que se lanzaron al ataque desde el inicio, se adelantaron en el minuto 13 y no dejaron de atosigar la meta visitante hasta el último segundo. El marfileño Didier Drogba marcó su primer gol desde su regreso este verano a Stamford Bridge, mientras que el francés Loïc Rémy, el inglés John Terry, el belga Eden Hazard -en dos ocasiones- y el esloveno Mitja Viler, en propia puerta, completaron el marcador. La responsabilidad en la punta de ataque del Chelsea recaía de inicio en Rémy, si bien el francés tuvo que ceder su puesto al cuarto de hora de partido a Drogba, de 36 años, que tampoco había jugado el sábado ante el Crystal Palace (1-2 para los "Blues). La estrategia del Chelsea quedó clara desde los primeros minutos. Los locales presionaban lo más arriba posible confiados en que acabarían forzando errores en la salida del balón de los defensores del Maribor. Los eslovenos resistieron la intimidación de la primera línea "Blue" durante los primeros instantes, pero pronto dieron muestras de debilidad en la banda izquierda, por donde Viler y Marko Suler se veían desbordados por las llegadas de los locales. Ya con Drogba en el campo, después de que Rémy se lesionara en la jugada del gol, el Chelsea sentenció el duelo de penalti. Corría el minuto 23 cuando el defensa Ales Mertelj se inclinó para cortar con la mano un pase dentro del área de Willian. El delantero marfileño aprovechó la ocasión para agrandar su leyenda en Stamford Bridge marcando con un tiro potente hacia la izquierda que engañó a Handanovic. Su anterior gol con el Chelsea había sido también desde los once metros, en 2012, cuando el marfileño, que regresó a Londres este verano tras pasar por China y Turquía, marcó el disparo definitivo en la tanda de penaltis de la final de la Champinos ante el Bayern Munich. La impotencia del Maribor tras el gol de Drogba era tan evidente que los de Mourinho renunciaron a retrasar sus líneas para defender el 2-0 y a la media hora marcaron el tercero. Hazard condujo el cuero desde el medio campo y, ante la pasividad de la defensa de los eslovenos, dejó un pase vertical hacia Cesc Fàbregas para que el español, atento a la llegada de Terry por el centro, enviara un balón cruzado inmejorable para que el capitán del Chelsea lo empujara a la red. El segundo tiempo no varió el panorama en Londres, donde el cuarto tanto cayó, tras varias jugadas de peligro, diez minutos después del descanso. Hazard trataba de lanzar un pase hacia atrás después de recuperar un balón pasado en el área pequeña, pero Viler se hizo un lío frente a su portería y terminó marcando en propia meta de tacón. El defensa del Chelsea Nemanja Matic también cometió un error al arrollar dentro del área al delantero macedonio Agim Ibraimi, que sin embargo no aprovechó la opción de marcar el gol del honor y estrelló el penalti contra el palo derecho del portero Petr Cech, que había adivinado la trayectoria del balón. No falló en cambio Hazard cuando, en el 77, plantó una vez más el esférico el punto de penalti y marcó el quinto con un tiro raso hacia la izquierda. Tampoco le tembló el pulso al belga para recoger un larguísimo pase del holandés Nathan Aké en las inmediaciones del área eslovena al filo del 90 y marcar el sexto y definitivo tanto del Chelsea esta noche.

No te pierdas