El Liverpool se congeló en Bulgaria

El modesto Ludogorets búlgaro logró un meritorio empate al final del partido contra un Liverpool que logrará pasar a la siguiente ronda de la Champions League si bate al Basilea en la última jornada.
El modesto Ludogorets búlgaro logró un meritorio empate al final del partido contra un Liverpool que logrará pasar a la siguiente ronda de la Champions League si bate al Basilea en la última jornada.
 El modesto Ludogorets búlgaro logró un meritorio empate al final del partido contra un Liverpool que logrará pasar a la siguiente ronda de la Champions League si bate al Basilea en la última jornada.  (Foto: EFE, )
Estadio Vasil Levski, ante unos 37,000... (Reuters) -
  • El Capitán Dyakov peinó al segundo palo un saque de córner para que Terziev empatara

El modesto Ludogorets búlgaro logró un meritorio empate al final del partido contra un Liverpool que logrará pasar a la siguiente ronda de la Champions League si bate al Basilea en la última jornada.

Los primeros tres goles cayeron en la primera mitad del partido. El primero de ellos lo marcó el español Dani Ábalo apenas tres minutos después del pitido inicial.

La controvertida estrategia del técnico del Ludogorets de situar al antiguo jugador del Celta de Vigo como delantero por la baja del atacante internacional esloveno Roman Bezjak por lesión dio resultado a las primeras de cambio.

Tras un arranque en velocidad, el brasileño Marcelinho disparó y su tiro no lo pudo atajar el portero del Liverpool, cuyo despeje cayó a un atento Ábalo para marcar sin oposición.

La euforia del Ludogorets no duró mucho, ya que la defensa búlgara cometió poco después un grave error que permitió a Ricky Lambert rematar de cabeza a gol una jugada de carambola en la que se impuso a un despistado Cosmin Moti.

Después de estos dos goles en siete minutos, los jugadores del equipo búlgaro, que hasta el momento habían impuesto un ritmo acelerado, presionaron al Liverpool en la medular para dificultarles el juego.

La segunda mitad del partido empezó con ambos equipos tomándose la medida, con cautela.

Pero la presión de los locales en los minutos finales tuvo su recompensa en el minuto 88, cuando el Capitán Dyakov peinó al segundo palo un saque de córner para que Terziev pusiera el definitivo empate en el marcador.

Y en el minuto 90 Quixadá estuvo muy cerca de marcar el tercer gol de Ludogorets y lograr los tres puntos, pero Mignolet desbarató la ocasión.

No te pierdas