Otra final de ensueño

No siempre ocurre así. De hecho, cada vez son más las ocasiones en que la &#039justicia deportiva&#039 no favorece al que más la merece. Lo vivido anoche en Stamford Bridge estuvo muy cerca de...

No siempre ocurre así. De hecho, cada vez son más las ocasiones en que la “justicia deportiva” no favorece al que más la merece. Lo vivido anoche en Stamford Bridge estuvo muy cerca de terminar en una verdadera tragedia para el futbol “verdad”, como muchos le llaman a ese estilo que cada día se ve menos en el mundo y del cual el Barcelona es el mejor exponente de la actualidad. Contrario a lo mostrado en años recientes, en esta ronda de Semifinales de la “Champions” el Chelsea, de manera inexplicable, se desprendió de su naturaleza inglesa para transformarse en un nuevo exponente del “calcio” y así creyó que podría superar al equipo más espectacular de la actualidad. Lo increíble del caso, es que estuvieron a un suspiro de conseguir su objetivo. Más allá de recurrir al viejo y fácil pretexto de culpar al arbitraje, el holandés Guus Hiddink deberá explicarle al ruso Abramovich, a la prensa y a los seguidores de su equipo el por qué el Chelsea, que ha gastado más de 100 millones de dólares para conformar el plantel de ensueño con el que jugo esta Semifinal, jugó con tal miedo y respeto hacia su rival jugando en su propia casa, máxime cuando había logrado la “hazaña” de salir sin goles del Camp Nou hace una semana. Sin bien es uno de los estrategas más atractivos del mundo,  con la “decepcionante” actuación ante los “culés”,  Hiddink podría haber perdido su empleo en el equipo británico y ganado infinidad de detractores. Por el otro lado, salvo los ingleses, no habrá nadie que pueda negar que el Barcelona ha contado con todos los argumentos a lo largo del año para ser protagonista ideal de la final de la edición 2008 – 2009 de la ansiada Liga de Campeones de Europa. Si bien es cierto que ante el Chelsea se topo con un rival irreconocible por su temor, la escuadra de Pep Guardiola jamás bajo los brazos y fue el que insistió en todo momento el arco rival, aunque hayan lucido poco. Al final ganó como ganan los grandes, con una genialidad. No fueron los dos mejores partidos que se le han visto a este Barça, pero no por ello deja de ser sumamente merecido el triunfo y la calificación a la gran final. Desde hoy, el mundo futbolístico se frota las manos por lo que pasará el próximo 27 de Mayo en Roma. Los dos mejores equipos del mundo frente a frente. Explosivos, inteligentes, ambiciosos y poderosos, así se podrían definir al Barcelona y al Manchester United. Los dos mejores jugadores del mundo ( Lionel Messi y Cristiano Ronaldo) pelearán el trono del Rey del futbol del siglo 21. En los banquillos, es donde se puede ubicar la batalla más dispareja de esta final de ensueño. Sir Alex Ferguson es el protagonista de la historia más increíble del futbol a nivel mundial y, quizá, de todos los tiempos. Ha sido técnico ininterrumpidamente de los “Reds” desde hace 22 años; quién sabe si hoy en día algún entrenador siquiera pueda soñar con dirigir a un mismo club 5 años seguidos. Desde noviembre de 1986, el Manchester ha ganado prácticamente todos los torneos posibles y para quienes han pensado que la fórmula se puede agotar, en el 2008 ganó 4 títulos, entre ellos esta misma Liga de Campeones y el Mundial de Clubes. Historia inédita la que protagoniza Ferguson, porque desde hace varios años no solamente dirige, sino que decide desde su puesto de Gerente General, es quién decide cuanto se gasta en jugadores y cuales son los que llegarán al club. Más no puede pedir este hombre nacido hace 67 años en Escocia y quien buscará ganar por tercera ocasión la más prestigiada de las competencias del mundo a nivel clubes, logro que lo ratificaría como lo calificó la Federación de Historia y Estadística de la FIFA, como el mejor entrenador de la historia. Seguramente su contrincante daría lo que fuera por ganar la mitad de los títulos como entrenador que Ferguson tiene. Pep Guardiola fue un excepcional mediocampista que lo ganó todo como jugador precisamente con los blaugranas. Aunque por experiencia se le ve en una clara desventaja,  en el terreno de juego parece tener y de sobra, las armas para comenzar a escribir su propia historia en los banquillos. ¡Van der Sar, O’Shea, Ferdinand, Vidic, Anderson, Park, Rooney, Tevez  y  Cristiano Ronaldo!, por un lado. ¡Valdés, Touré Yaya, Puyol, Xavi, Sylvinho, Iniesta, Eto’o , Bojan y Messi!, por el otro. Hoy en día no existen equipos más poderosos que el ManU y el Barça. El mundo solamente les pide que jueguen el mejor partido de su vida el próximo 27 de mayo en la mítica Roma. Con eso, quedaremos totalmente complacidos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas