Milán 0-1 Barcelona… El Barça dio un gran paso

En un duelo muy parejo, en el que la diferencia fue un acto de magia de Ronaldinho que definió con maestría Guily, el Barcelona dio un paso importantísimo al vencer a domicilio al Milán 0-1 en el...
En un duelo muy parejo, en el que la diferencia fue un acto de magia de Ronaldinho que definió con maestría Guily, el Barcelona dio un paso importantísimo al vencer a domicilio al Milán 0-1 en el juego de ida de las Semifinales de la Champions League.
 En un duelo muy parejo, en el que la diferencia fue un acto de magia de Ronaldinho que definió con maestría Guily, el Barcelona dio un paso importantísimo al vencer a domicilio al Milán 0-1 en el juego de ida de las Semifinales de la Champions League.

Walter González | MEDIOTIEMPOEstadio San Siro, Milán, Italia18 de Abril ante un lleno

  • Magia de Ronaldinho y definición de Guily

En un duelo muy parejo, en el que la diferencia fue un acto de magia de Ronaldinho que definió con maestría Guily, el Barcelona dio un paso importantísimo al vencer a domicilio al Milán 0-1 en el juego de ida de las Semifinales de la Champions League.

El equipo culé se paró con inteligencia en San Siro, complicándole la vida al Milán que siempre tuvo más el balón, pero tras 15 minutos de agobio importante, se fue volviendo intrascendente y acabó sucumbiendo ante la defensa azulgrana.

Rafael Márquez jugó todo el partido y salvo un titubeo al minuto 14 cuando permitió un tiro de Gilardino al poste, cumplió con una gran actuación y se vio en buena forma pese al tiempo de inactividad.

El juego de vuelta es el próximo miércoles 26 de Abril en el Camp Nou de Barcelona y el Milán necesita ganar para seguir con vida. Con el 0-1 el equipo italiano obligaría al alargue, mientras que cualquier otra victoria les daría el pase. Por su parte, el Barça tiene con el empate para clasificar a la Final.

PRIMER TIEMPO

El Milán, conciente de la necesidad de sacar un resultado en casa, salió a comerse al Barcelona, logrando un dominio fuerte e insistente en los primeros 15 minutos. El equipo español se vio un tanto sorprendido, pero igualmente estaba preparado para tener un aparato defensivo importante, sin intentar manejar tanto la pelota pero siempre buscando atacar constantemente de manera muy práctica.

En este primer tercio del primer tiempo de dominio, el Milán consiguió dos jugadas importantísimas, que se volverían claves en el resto del partido. Primero, al 14’ Gilardino aprovechó un titubeo de Rafael Márquez en el área para tomar la pelota y en las narices de Valdez con un ángulo cerradito, logró sacar un disparo que se impactó en el poste.

Luego, un minuto después, al 15’, Seedorf centró desde la derecha, a media altura, poniéndole la pelota enfrente a los centrales para que Shevchenko llegara a rematar de derecha; parecía un gol hecho, pero Víctor Valdés atajó con un excelente lance, adivinando la dirección de la pelota.

Tras estas dos opciones, el partido cambió, el Barcelona comenzó a trabar el juego y picando piedra fue borrando el dominio del Milán que, si bien nunca dejó de tener más la pelota, dejó de llegar con claridad.

El equipo español, poco a poco intentaba ponerle la pelota en los pies a Ronaldinho y Eto’o, los hombres que podían cambiar el rumbo del juego y que ya comenzaban a dar chispazos. Además hay que mencionar la buena actuación de Iniesta que luchaba para permitirle a su equipo tener un poco más la pelota.

SEGUNDO TIEMPO

La segunda mitad nunca fue realmente del Milán. El dominio del balón permanecía siendo italiano, pero ya nunca lograba efectividad. En tanto, el Barça ya estaba mejor, salía con mayor constancia en contragolpes y Ronaldinho tenía la oportunidad de controlar más el esférico.

Así, al minuto 56’, Ronaldinho, a quien no dejaban tener la pelota en el borde del área, se botó para recibir a 40 metros del arco y tras una finta genial, le puso un gran pase largo y filtrado a Guily, con precisión quirúrgica para dejarlo solo en las narices de Dida. Guily no desentonó y  definió de manera magistral, de primera intención con un disparo de zurda que acabó en las redes. Fue el 0-1 que ya sería definitivo.

La afición italiana y el propio Milán, no creían lo que estaba pasando, pues les estaban ganando con un estilo que ellos conocían muy bien. Así, el equipo rossonero se lanzó al frente con todo, desprotegiéndose en la parte baja.

Mientras Milán luchaba sin conseguir prácticamente nada, el Barcelona disfrutaba por primera vez en el partido, de espacios al frente. Así, al 63’ un jugadón de Ronaldinho en contragolpe del Barcelona, culminó con un disparo que se estrelló en la base del poste a la derecha de Dida y se paseó dramáticamente por delante del arco pero sin llegar a las redes.

Al 76’, Eto’o encaró a Stam quien increíblemente se quedaba mano a mano con los veloces delanteros culés y sacó un balazo muy cerca del arco aunque hay que decir que el camerunés podría haber avanzado un poco más y encarar a Dida.

El Milán apretó con gran furia los últimos minutos, desesperados, furiosos, lo único que consiguieron fue al 89’, cuando Kaká hizo gran jugada con túnel para entrar al área, pero falló disparando por un costado.

ALINEACIONES

MILÁN: 1 Dida, 13 Nesta (amonestado al 83’), 31 Stam (salió al 77’ por el 2 Cafú), 23 Serginho, 4 Kaladze, 21 Pirlo (salió al 67’ por el 3 Maldini), 20 Seedorf, 8 Gattuso (salió al 74’ por el 23 Ambrosini), 22 Kaká, 11 Gilardino, 7 Shevchenko. DT Carlo Ancelotti.

BARCELONA: 1 Valdés (amonestado al 64’), 4 Rafael Márquez, 5 Puyol (amonestado al 34’), 23 Oleguer (salió al 75’ por el 3 Motta), 12 Van Bronkhorst, 17 Van Bommel, 15 Edmilson, 8 Giuly (salió al 70’ por el 2 Belletti), 10 Ronaldinho (salió al 89’ por el 11 Maxi López), 24 Iniesta, 9 Eto´o. DT Frank Rijkaard.

ARBITRAJE

Bueno de Alain Sars. Supo mantener el juego en los límites de lo deportivo y aguantó la presión que los jugadores y el público italiano, ejercieron en los últimos minutos.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×