Riquelme perdió la frialdad desde el punto penal

Juan Román Riquelme, centrocampista del Villarreal, demostró en las Semifinales de la Champions League ante el Arsenal, al fallar el penalti de que dispuso su equipo a falta de 3 minutos para...
Juan Román Riquelme, centrocampista del Villarreal, demostró en las Semifinales de la Champions League ante el Arsenal, al fallar el penalti de que dispuso su equipo a falta de 3 minutos para concluir el partido, que ha perdido parte de la frialdad que ha
 Juan Román Riquelme, centrocampista del Villarreal, demostró en las Semifinales de la Champions League ante el Arsenal, al fallar el penalti de que dispuso su equipo a falta de 3 minutos para concluir el partido, que ha perdido parte de la frialdad que ha

MEDIOTIEMPO | Agencias26 de Abril de 2006

  • Un penal se les volvió a atravesar camino a una Final europea
  • Henry advirtió a Lehmann como tira los penales Riquelme
  • Riquelme se une a estrellas que fallan penales vitales
  • Hinchas cuelgan cartel de apoyo a Riquelme frente a su casa

Juan Román Riquelme, centrocampista del Villarreal, demostró en las Semifinales de la Champions League ante el Arsenal, al fallar el penalti de que dispuso su equipo a falta de 3 minutos para concluir el partido, que ha perdido parte de la frialdad que había demostrado tener desde los 11 metros.

En caso de haber convertido este lanzamiento el Villarreal habría forzado una prórroga que hubiese afrontado claramente al alza ante un rival que, como su entrenador Arsene Wenger reconoció al finalizar el partido, estuvo muy por debajo de su nivel.

El futbolista argentino ha fallado, con el penalti de ayer, 3 penas máximas en la presente temporada, y 2 de ellas consecutivas, ya que también le detuvo el guardameta del Valencia Santiago Cañizares en Mestalla un lanzamiento desde los 11 metros hace poco más de un mes.

En aquella ocasión, el portero internacional le paró un penalti en el minuto 80 de partido que hubiera significado la victoria del conjunto castellonense, que finalmente tuvo que conformarse con un empate (1-1).

Anteriormente, la estrella del Villarreal había fallado otra pena máxima frente al Racing de Santander que se encargó de detener el portero israelí Dudu Aouate y que provocó la derrota del equipo amarillo (1-0).

Sin embargo, estos borrones en su expediente contrastan con la sangre fría que había demostrado tener en este tipo de ´suerte´, desde que se incorporó al Villarreal hace 3 Temporadas.

Sin ir más lejos, en el presente curso ha transformado 5 penaltis: 3 en Liga, ante el Betis y Osasuna (2), y 2 en la Champions League, frente al Benfica y Glasgow Rangers.

Mucho más espectacular es su registro en las primeras 2 campañas, en las que anotó, sin mácula, 13 lanzamientos desde los 11 metros: 9 en la pasada campaña, 8 de ellos en Liga y uno en la Copa UEFA, y 4 en la 03-04, todos ellos en el campeonato liguero.

UN FATÍDICO PENALTI VUELVE A CRUZARSE EN CAMINO DE FINAL EUROPEA De nuevo los 11 metros volvieron a mostrarse fatídicos para la suerte del Villarreal en la competición europea, ya que si hace 2 años un penalti marcado por el Valencia le dejaba sin la Final de la Copa UEFA, ayer uno parado por el meta del Arsenal le privó de la Final de la Champions League.

Las sensacionales campañas que tanto en la Copa UEFA, de la temporada 03-04, como de la Champions League, en la presente campaña, firmó el Villarreal quedaron frenadas en seco en el último paso de la competición por un penalti.

En ambas competiciones el Villarreal llegó a las Semifinales pese a su condición de equipo debutante y tras dejar por el camino a clubes de mucho mayor peso y tradición europea.

Curiosamente en ambos casos, el equipo castellonense contaba en sus filas con 2 especialistas para esa jugada específica, que fallaron en los momentos decisivos, lo que impidió a su equipo jugar las Finales de Gotteborg (2004) y París (2006).

Así, ante el Valencia, la meta villarrealense estaba defendida por Pepe Reina, guardameta que destacó en el campeonato de liga de esa campaña como el más efectivo a la hora de detener penas máximas, ya que atajó 5 a lo largo del campeonato.

Sin embargo, en el partido de vuelta de la Semifinal de la Copa UEFA, el valencianista Mista, quien no era el habitual lanzador del equipo entonces entrenado por Rafa Benítez, superó al arquero madrileño y acabó con los sueños del Villarreal de llegar a la Final.

La historia se repitió el martes, pero con un cambio de tornas, ya que el Villarreal era el ejecutor del penalti. Para ello, todo un especialista como el argentino Juan Román Riquelme, jugador que destaca por su frialdad en el terreno de juego, no pudo superar la presión que supuso tener en sus botas, a un minuto del final, la posibilidad de forzar la prórroga.

Los primeros planos de los ojos del argentino delataban la tensión en un rostro habitualmente hierático.

Como el propio Lehmann señalaba a la conclusión del partido, "Riquelme se tomó un largo respiro antes de tirar el penalti, quizás demasiado largo" y el internacional alemán se agigantó bajo la portería y le sacó el fuerte lanzamiento por la izquierda, haciendo caso a su intención y desoyendo los consejos de su compañero Henry quien le había informado que el argentino lanzaba por el centro los penaltis en los momentos importantes.

El polémico meta alemán le ganaba la partida a Riquelme y subrayaba su espectacular trayectoria en la Champions League, donde ha batido todos los récords de imbatibilidad, ya que ningún jugador ha sido capaz de perforar su portería en 10 partidos, pues los 2 únicos goles que le han marcado al Arsenal los recibió el meta español Manuel Almunia.

Riquelme, sin duda el principal responsable de que el Villarreal haya volado tan alto en su debut en la máxima competición continental, abandonaba el campo en solitario, con la cabeza tapada con su camiseta, quizás recordando sus palabras del día anterior: "cuando pasen unos años, nadie nos recordará si no llegamos a la Final".

Sin embargo, la gesta conseguida por el equipo de una pequeña localidad castellonense de menos de 50.000 habitantes no merece caer en el olvido y se ha ganado un hueco en la historia del futbol europeo.  HENRY ADVIRTIÓ A LEHMANN SOBRE CÓMO LANZA RIQUELME LOS PENALTIS  

El delantero del Arsenal Thierry Henry aclaró hoy la conversación que mantuvo con el portero de su equipo, el alemán Jens Lehmann, justo antes de que el guardameta interceptara el penalti que lanzó Juan Román Riquelme, en el encuentro de vuelta de las Semifinales de la Champions League.

Henry aseguró, en la página oficial del club inglés, que se acercó a Lehmann para advertirle de que "cuando Riquelme está bajo presión, suele lanzar los penaltis al centro de la portería", tal y como había percibido el francés después de ver varios encuentros del Villarreal en la Liga Española.

"Tal vez cuando él (Riquelme) me vio acercarme a Jens, pensó en que iba a informarle de cómo suele lanzar los penaltis y por eso cambió su intención", indicó el ariete del Arsenal, quien también exclamó: "Gracias a Dios, Jens no siguió mi consejo y se dejó guiar por su instinto para impedir el gol".

Sin embargo, Henry no dijo nada acerca de su futuro, después de que esta semana declarara que no decidirá donde jugará el año que viene hasta después del Mundial.

El que sí habló hoy sobre el jugador francés fue el Vicepresidente del Arsenal, David Dein, quien pidió a Henry que siga en Highbury la próxima Temporada: "Estamos haciendo todo lo posible para que Thierry continúe en el club el próximo año".

Dein también afirmó: "la afición quiere que se quede y nosotros esperamos que lo haga. Si es ambicioso, debería quedarse aquí porque nosotros tenemos un nuevo estadio y un nuevo equipo dispuesto a lograr grandes retos".

RIQUELME SE UNE A LAS ESTRELLAS QUE FALLAN PENALTIS VITALES  El penalti que falló Riquelme en la vuelta de las Semifinales de la Champions League no es el primer caso en el que una figura de primera línea que desaprovecha una pena máxima en un momento decisivo.

De haberse transformado en gol, el penalti hubiera permitido al Villarrela disputar al menos la prórroga contra el Arsenal y pelear por un puesto en la Final.

Los grandes jugadores casi siempre son recordados por grandes partidos, goles asombrosos o actuaciones espectaculares que escapan a la racionalidad de los espectadores.

Todo el mundo recuerda el gol de Maradona ante Inglaterra en el Mundial de México en 1986, la impresionante volea del francés Zinedine Zidane que atravesó las mallas de Hans Butt en la Final de la Champions League en 2002 o al defensa alemán Franz Beckebauer jugando la Semifinal del Mundial de 1970 con el hombro dislocado.

Pero también muchos otros pasarán a la posteridad por sus errores desde el punto fatídico.

El ejemplo más cercano lo encontramos en la figura del camerunés Samuel Eto´o. En la clasificación para el Mundial de Alemania Camerún debía vencer a Egipto para viajar a la cita mundialista, y en el minuto 95, con empate en el marcador, Eto´o dejó la responsabilidad de lanzar la pena máxima en las botas de Wome, que erró el disparo y Camerún se quedó fuera del Mundial.

Meses después el jugador camerunés falló un penalti decisivo en las Semifinales de la Copa de África ante Costa de Marfil. Tras empatar ambos equipos a uno, Eto´o falló el número 24 de la fatídica tanda y privaba de esa manera a Camerún de acceder a la gran Final.

Otro buen jugador que falló una pena máxima es el inglés David Beckham. En la Eurocopa de Portugal tiró a las nubes un penalti ante el equipo anfitrión en el primer disparo de la fatídica lotería, lo que privó a los ingleses de acceder a las Semifinales. Un aficionado que recogió el balón en la grada lo vendió en una subasta por 5 millones de pesetas. Fue el penalti más caro de la historia.

Shevchenko, un delantero infalible, también falló. Fue en la final de la Champions League entre Milán y Liverpool. Tras un apasionante empate a 3, la tanda de penaltis finalizó con un error del delantero ucraniano que dio el título al Liverpool. Otro mítico fallo.

Roberto Baggio, el genial centrocampista italiano, se equivocó en el peor momento. Tiró la decisiva pena máxima a las nubes después de la prórroga y el empate a cero, y con su error sirvió en bandeja el título a Brasil en el Mundial de 1994.

En España también hay muchos mártires del penalti. Nadie olvida el fallo de Raúl ante Francia en los Cuartos de Final de la Eurocopa de 1998, o los errores mundialistas en Cuartos de Final de Eloy Olaya, en 1986 ante Bégica, y Joaquín, en 2004, ante Corea. Hierro y Nadal también fracasaron en la tanda ante Inglaterra en los Cuartos de Final de la Eurocopa de 1996.

La liga española también tiene momentos épicos. Nadie olvida el penalti que falló el jugador del Deportivo Djukic, que en el minuto 90 erró la pena máxima que hubiera dado el primer título de Liga de la historia al conjunto gallego, pero que finalmente viajó a Barcelona.

Todos recuerdan el ´hat trick´ del delantero argentino Martín Palermo. En 1999, con la Selección Albiceleste, falló 3 penaltis en la Copa de América de 1999 ante Colombia. Triste récord. Sin embargo, la marca contraria la posee el portero rumano del Steaua de Bucarest Ducadam, quien paró 4 penas máximas al Barcelona en la Final de la Copa de Europa de 1985, disputada en Sevilla.

La historia de los penaltis se volvió a escribir ayer con el fallo de Riquelme, y en pocas ocasiones se recuerdan los aciertos desde la pena máxima. Inolvidable es el gol del checoslovaco Panenka en la Final de la Eurocopa de 1976, o los penaltis sin carrerilla del italiano Signori, pero lo que está claro es que lo que finalmente queda en el recuerdo son los grandes errores, sobre todo si son cometidos por los mitos del balón. Los grandes, también fallan.

HINCHAS CUELGAN GRAN CARTEL DE ÁNIMO A RIQUELME FRENTE A SU CASA  Un grupo de aficionados del Villarreal han colgado hoy un cartel de unos 10 metros en el que se puede leer: "Grande Román", en una fotografía del futbolista, justo delante de la casa del jugador en Vila-real.

Con esta acción, estos aficionados quieren darle ánimos al jugador argentino, tras el penalti que falló en el último minuto ante el Arsenal, que privó el pasado martes al Villarreal de forzar la prórroga.

Riquelme, que hasta hace 8 meses vivía en un chalet cerca de la costa, decidió a principios de temporada trasladarse a una de las zonas más céntricas de Vila-real, por lo que es uno de los pocos futbolistas que tiene su residencia en la localidad castellonense.

Esta circunstancia ha sido aprovechado por un grupo de aficionados que señalaron: "este es un buen momento para darle ánimos y mostrarle que los seguidores del Villarreal seguimos estando con él".

Los hinchas aprovecharon que frente a la casa del futbolista hay un edificio que pertenece a una asociación juvenil religiosa, para colgar el cartel desde la azotea y cubrir 3 de las 5 alturas del inmueble.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×