El Chelsea empató en casa, incapaz de remontar al Rosenborg

El Chelsea comenzó su andadura en la Champions League delante de su público con un pobre empate a un gol frente a un escaso Rosenborg tras acusar en demasía la falta de pegada arriba de sus...
El Chelsea comenzó su andadura en la Champions League delante de su público con un pobre empate a un gol frente a un escaso Rosenborg tras acusar en demasía la falta de pegada arriba de sus delanteros.
 El Chelsea comenzó su andadura en la Champions League delante de su público con un pobre empate a un gol frente a un escaso Rosenborg tras acusar en demasía la falta de pegada arriba de sus delanteros.

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Septiembre de 2007

  • Shevchenko se reencontró con la portería

El Chelsea comenzó su andadura en la Champions League delante de su público con un pobre empate a un gol frente a un escaso Rosenborg tras acusar en demasía la falta de pegada arriba de sus delanteros.

Paradójicamente el juego no fue pobre pero sí las sensaciones. El Chelsea llegó constantemente al área del Rosenborg y hasta dio dos veces en la madera pero sólo pudo hacerle un gol al campeón noruego, un equipo con pocas posibilidades de alcanzar la final de este año.

Delante de un atípico Stamford Bridge con calvas en las gradas, el Chelsea comenzó fuerte y con el referente constante del francés Florent Malouda en la banda izquierda, pero el meta Hirschfeld se mostró fiable ante los remates del galo.

El monólogo fue constante hasta que en el minuto 23, en la primera llegada de los noruegos, se produjo el gol del Rosenborg y el mazazo para la hinchada ';blue'; y su multimillonario propietario, Roman Abramovich, no se lo creía y se reía con su acompañante en el palco.

El gol fue inesperado e inevitable. Marek Sapara puso un balón al primer palo en un lanzamiento de falta al que Miika Koppinen, el central del Rosenborg, llegó antes que Terry para desviar el balón y colocar el 0-1 en Londres, ya frío a mitad de septiembre.

Los de Mourinho seguían jugando contra un muro y en solitario. Las ocasiones de Alex, Joe Cole, Kalou y Shevchenko se fueron todas fuera y sus jugadores parecían dar la razón a su técnico, que afirmó esta semana, en referencia a las bajas de Drogba, Lampard y Pizarro, que "sin huevos de calidad" no podría hacer "buenas tortillas".

El Chelsea hacía leves ocasiones, el público vibraba relativamente y la primera parte languideció sin mayores noticias que la lesión de Basma, un central del Rosenborg, por un lance involuntario de Shevchenko.

En la reanudación, los londinenses se mostraron ansiosos y se presentaron antes de lo previsto en el terreno de juego. A los 45 segundos, Joe Cole, en jugada personal, ya había realizado el primer disparo, de nuevo escorado respecto de la portería de Hirschfeld.

A los cinco minutos Stamford Bridge volvió a vibrar. Era la hinchada del Rosenborg, que coreó con ganas una jugada elaborada de su equipo que se perdió en un remate alto de la portería de Cech. Fue la última vez que se vio a los noruegos por ese lugar.

El espejismo duró exactamente treinta segundos, los que tardó el Chelsea en elaborar un contraataque para la zurda de Malouda, que puso un balón nítido para la cabeza de Shevchenko, de esos que la mejor versión del ucraniano jamás perdona.

El gol del ex milanista fue el primer destello de su recuperación. Tablas a un gol y toda la segunda parte para llevarse el partido.

Tras unos momentos de tregua, el Chelsea empujó alrededor del cuarto de hora. Shevchenko volvió a aparecer con un remate cuyo rechace cayó a Malouda, que disparó seco al palo de los escandinavos.

Como la tortilla no cuajaba, Mourinho realizó un doble cambio con lo poco que tenía en el banquillo y quitó del partido a los Cole. Sustitución natural fue la de Wright-Phillips por Joe Cole, más complicada de comprender fue la del israelí Ben-Haim por Ashley Cole.

Un nuevo disparo al palo, esta vez de Malouda -el mejor del partido- y un disparo desviado de Essien precedieron una fase a la deriva de los de Mourinho, más ansiosos que creativos, como en los instantes que precedieron a la reanudación.

El Chelsea empató finalmente y comienza así con muchos titubeos su nuevo asalto al cetro europeo en un grupo en el que no se prevé que Valencia y Schalke 04 den tantas facilidades.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×