Así llegó el Bayern Munich: de la frontera del adiós a la lucha por el título

El Bayern Munich aspira a su quinta Champions League después de superar un recorrido abrupto, un camino que le situó en la frontera del adiós precipitado pero que ha terminado por reubicarle en el...
 El Bayern Munich aspira a su quinta Champions League después de superar un recorrido abrupto, un camino que le situó en la frontera del adiós precipitado pero que ha terminado por reubicarle en el tramo final de la lucha por el título.
Madrid, España (Reuters) -
  • Estuvo cerca de la eliminación en la Fase de Grupos

El Bayern Munich aspira a su quinta Champions League después de superar un recorrido abrupto, un camino que le situó en la frontera del adiós precipitado pero que ha terminado por reubicarle en el tramo final de la lucha por el título. Meses atrás nadie pensaba en que el conjunto bávaro tenía ante sí un panorama tan amplio. Con todo en la mano para firmar la mejor campaña de los últimos diez años. Campeón de Liga y Copa en Alemania y al borde del éxito continental. Especialmente cuando el Bayern se ha movido sobre el alambre. Sobre todo en el primer tramo del curso, cuando preso aún de la dinámica gris en la que se movió el pasado año, el proyecto depositado en las manos del holandés Louis van Gaal se tambaleaba. Goles a última hora y marcadores irracionales prolongaron el pulso del conjunto alemán en situaciones extremas. Un ejemplo claro es el camino inicial de la Champions League, en la Fase de Grupos. Tras un comienzo autoritario en Israel ante el Maccabi Haifa (0-3) el Bayern fue desprovisto del cartel de favorito ante el empuje del Girondins y la reputación del Juventus. Empató en Munich ante la visita del conjunto italiano (0-0) y salió sonrojado de los enfrentamientos contra el cuadro galo. Perdió en Burdeos (2-1) y también en su estadio (0-2). Cumplió el trámite ante el Maccabi antes de viajar a Turín, donde se jugaba en un todo o nada su supervivencia europea. El Estadio Olímpico de Turín supuso el punto de inflexión en el equipo de Van Gaal. Al Bayern sólo le servía la victoria para seguir vivo en la Champions League y sus partidos en Italia mostraban una estadística claramente desfavorable. Lo que esperaban casi todos era la eliminación del Bayern y la probable dimisión de Van Gaal, que andaba además rezagado en la Bundesliga. El Bayern empezó perdiendo, pero lo que hubo al final fue una fiesta y una victoria por 4-1. El meta Hans-Jörg Butt empató lanzando un pénalti y luego Olic, Mario Gómez y el ucraniano Anatoli Tymoschchuk completaron la goleada. Ese partido revitalizó al equipo. De la mano de Arjen Robben, ya recuperado y junto a los goles del croata Ivica Olic, emergió en la Bundesliga y empezó a dar muestras de fiabilidad en Europa. No sin aprietos y con la vuelta como visitante superó al Fiorentina en Octavos. La ida sembró dudas después de ganar por un sospechoso 2-1. Pero en la vuelta sobrevivió gracias a los goles marcados en campo contrario (3-2). El enfrentamiento ante el Manchester United en cuartos sí que advertía el adiós definitivo del conjunto alemán. En un final loco, dio la vuelta a la ventaja del equipo de Sir Alex Ferguson para imponerse por 2- . En Old Trafford el arranque advertía una humillación para los germanos, que se encontraron, de entrada, con tres goles en contra. No perdió la calma, y en la segunda mitad, Robben y Olic firmaron los dos tantos necesarios para completar el pase a Semifinales. El choque contra el Lyon, en puertas de la Final, fue el más sosegado para el equipo de Van Gaal, convencido ya de sus opciones, experto en situaciones similares. Ganó la ida y la vuelta para alcanzar una nueva Final y situarse al borde de una de las mejores Temporadas de su historia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×