Del Madrid sólo conozco su historia: Mourinho

El entrenador del Inter Milán, el portugués José Mourinho, concentra todos sus pensamientos en la Final de la Champions League contra el Bayern Munich y por eso descartó profundizar acerca de su...
El entrenador del Inter Milán, el portugués José Mourinho, concentra todos sus pensamientos en la Final de la Champions League contra el Bayern Munich y por eso descartó profundizar acerca de su futuro.
 El entrenador del Inter Milán, el portugués José Mourinho, concentra todos sus pensamientos en la Final de la Champions League contra el Bayern Munich y por eso descartó profundizar acerca de su futuro.
Madrid, España (Reuters) -
  • "Sólo pienso en el partido de mañana como un sueño y no por una obsesión"
  • "Será el partido más importante de mi carrera. El próximo partido es siempre el más importante"

El entrenador del Inter Milán, el portugués José Mourinho, concentra todos sus pensamientos en la Final de la Champions League contra el Bayern Munich y por eso descartó profundizar acerca de su futuro y del presumible interés, para la temporada próxima, del Real Madrid, del que dijo conocer "su historia" pero desconocer "la filosofía o las pretensiones del actual". "Del Real Madrid sólo conozco la historia. No se cuál es la filosofía o las pretensiones del actual, de la Directiva. Y ahora no me preocupa, porque sólo me ocupa el Inter. Sé que son personas abiertas y simpáticas y el Inter se ha encontrado cómodo aquí. Gracias por eso", dijo Mourinho, que rechazó sentir presión alguna por la Final. "No tengo presión en absoluto. La presión la voy a sentir mañana. Me conozco perfectamente. El día antes y el día del encuentro me conozco y sé lo que va a suceder. Mañana se me acelerará un poco el corazón, me subirá la temperatura.. iremos al partido y cuando salimos del autobús todo acaba y empieza lo que me gusta. Es mi hábitat natural". "Lo que se habla del Madrid no es un problema para mí, porque el que juega la Final de una Champions League no puede pensar en otras cosas" "Lo que se habla del Madrid no es un problema para mí, porque el que juega la Final de una Champions League no puede pensar en otras cosas. Sólo pienso en el partido de mañana como un sueño y no por una obsesión. Después del partido, vida nueva para todos. Vacaciones, mundiales, mismo club, otro club, vacaciones en la playa, en la montaña... pero hasta que no acabe el partido yo no pienso en otra cosa", explicó. Mourinho descartó que el del Santiago Bernabéu vaya a ser su último partido. "Mañana cuando acabe el partido no puedo decir que sea el último. Si dentro de otros días o una semana, la decisión es ésa, lo será. Este año cuando volví a Stamford Bridge lloré. Pero mañana cuando acabe el partido no puedo anticipar nada. Cuando la Final del 2004 sabía que ese era mi último partido y que sería entrenador del Chelsea. Pero hoy no puedo decir eso", añadió. El entrenador del Inter descartó también entrar en un cruce de declaraciones con su colega, el holandés Louis Van Gaal, entrenador del Bayern, al que únicamente elogió. "Lo más importante es que ha habido tres años que trabajamos juntos y mi casa y la suya estaban a cincuenta metros de distancia por lo que trabajamos veinticuatro horas juntos. Fue una relación especial para mí. Tener confianza en el colaborador de otro entrenador y confiar y dejar la confianza en alguien como yo me halagó mucho. Fue un placer trabajar con él". "Trabajaba como un animal, mucho, pero con mucho placer y aprendí de él. Y una de las cosas que aprendí de él es que para llegar hay que trabajar mucho. Sólo puedo decir cosas buenas de aquella época. Parece que fue ayer, pero han pasado trece años. No me olvido de esa época, ni de esa persona, que fue maravillosa conmigo", recalcó Mourinho. No obstante, el preparador luso se mostró en desacuerdo con los que le catalogan de técnico defensivo. Incluso con el propio Van Gaal en este sentido. "Van Gaal, creo, no ha visto muchos partidos del Inter y eso es una contradicción en relación a cuando trabajábamos juntos, que veíamos muchos partidos. Parece que sólo ha visto el Barcelona contra el Inter, pero no el Inter-Barcelona o contra el CSKA Moscú", añadió Mourinho, que subrayó la importancia de una Final de la Champions League. "Una Final de la Champions League da igual que sea la primera o la quinta y cuando fue la última. Una Final de esta competición es eso: Una Final de la Champions League. No creo que el significado sea distinto", dijo Mourinho, que se refirió a la última vez que el Inter ganó el principal torneo europeo por clubes, hace 45 años (por error, él dijo 48), al derrotar por 1-0 al Benfica portugués. "Cuarenta y ocho años son cuarenta y ocho años y la mayoría de los aficionados o no la recuerdan o no habían nacido. En el caso del Bayern es distinto: diez o doce años. El Inter ha tenido una trayectoria de éxito, pero más relegada en el tiempo. Es una gran responsabilidad para nosotros y si lo logramos será para un club especial con un Presidente especial y una afición especial y espero formar parte de ello. Somos los dos equipos con más éxito", destacó el técnico del Inter. "Puedo trabajar en cualquier sitio. No es problema para mí" Mourinho no se mostró de acuerdo con los que apostaron con los grandes clubes europeos y recalcó que la presencia en la Final del Inter y del Bayern era merecida. "Cuando empieza la temporada es normal que todo el mundo mire a su alrededor y digan 'éste' y 'éste' son más poderosos y tienen más opciones. Éstos que calculan porcentajes no me gustan. El Barcelona es un gran equipo y ahí estuvo. El Madrid también. El Manchester United o el Chelsea, que también han estado ahí. El Bayern y el Inter no estaban entre los candidatos pero luego, aquí estamos". "Puede ocurrir y no ha ocurrido por casualidad. Han hecho ese recorrido y han ganado las dos competiciones en casa. Han hecho doblete y por eso han llegado a la Final. ¿Los otros son mejores que nosotros? Pues no lo sé", apuntó Mourinho, que calificó el duelo como el más importante de su carrera. "Será el partido más importante de mi carrera. El próximo partido es siempre el más importante. Es lo que hemos pensado toda la temporada. Si además es el último partido de la temporada, en la Champions League, todos quieren vencer", dijo el técnico luso, que apartó cualquier sospecha sobre el arbitraje y se molestó cuando se insinuó que los árbitros favorecieron su pase a la Final, sobre todo contra el Barcelona en el Camp Nou. "El Inter llega a la Final habiendo jugado más de sesenta minutos con diez jugadores. Eso es más importante que alguna situación con alguna duda que pueda surgir a lo largo del partido. En el futbol no hay ley de la compensación. El árbitro no va a pensar que el Bayern fue ayudado en el partido contra el Fiorentina y ahora le voy a perjudicar. El árbitro quiere ganar también mañana. Yo me fío de que el árbitro va a hacer un gran trabajo mañana", explicó. Mourinho también habló del futbol italiano. No cree que toda Italia esté a favor del Inter. "El futbol italiano para mí no ha sido diferente de lo que conocía. Yo no conozco un hincha del Benfica que fuera partidario del Oporto en la Final de la Champions League y viceversa. Es la cultura en Italia y e Portugal. Mañana habrá italianos que sean aficionados del Bayern pero es normal en todas partes. Los aficionados del Real Madrid no están tristes porque el Barcelona no juegue. Así es nuestra cultura", señaló. Sobre el choque, el entrenador del Inter opinó que su equipo "ha llegado jugando como un equipo y eso es lo que va a pasar el sábado. Quién va a marcar. Tenemos un equipo de estrellas que no se comportan como tal. Todo el mundo quiere que el equipo sea la estrella", y reconoció las enseñanzas que el futbol italiano le había generado. "Aprendo siempre. En Portugal, en Italia y en Inglaterra. No soy nadie para dar consejos. Pero pienso que lo bonito es cambiar. No hacer la carrera en el mismo sitio. Cambiar de país enriquece y hace al entrenador más culto. Cuatro años en España, tres en Inglaterra, igual que en mi país y ahora en Italia y me siento un privilegiado. El futbol italiano me ha mejorado", reconoció Mourinho. "Si tengo un equipo para entrenar con unas condiciones correctas y un campo definido allí voy yo a trabajar. Si tengo que trabajar en otro país no es ningún problema para mí. Alemán no sé nada, por lo que Alemania no podrá ser. Puedo trabajar en cualquier sitio. No es problema para mí. La Copa Intercontinental es muy importante. Ibrahimovic la ha ganado contra un equipo de Estudiantes y un equipo de Australia". "Los jugadores que hacen todo el recorrido es distinto. Un trayecto de quince partidos se llega con placer. Si lo haces jugando dos partidos como su caso, no es tal éxito. La Champions League es El Dorado de los títulos. La Supercopa es sólo un partido, yo lo gané, pero dije que el título era de Roberto Mancini, que había llegado al equipo ahí. Estos títulos son una consecuencia. No tiene que enorgullecer", dijo. "No represento al futbol portugués. A algunos. Porque unos quieren que gane y otros que pierda", puntualizó el técnico luso, que recalcó la prudencia con la que afrontan la Final mientras el club alemán ya tiene perfilados los festejos por la conquista de la Copa. "Nosotros no hemos preparado nada. Ni fiesta ni camisetas de campeones ni nada. Ellos sí", concluyó Mourinho.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×