Final inédita e igualada mide a Inter y Bayern Munich

Pocos hubieran apostado a principio de temporada por ellos, pero Inter de Milán y Bayern Munich se presentan en Madrid para disputar una Final de la Champions League sin un favorito claro. Dos...
 Pocos hubieran apostado a principio de temporada por ellos, pero Inter de Milán y Bayern Munich se presentan en Madrid para disputar una Final de la Champions League sin un favorito claro. Dos históricos del futbol europeo.
Madrid, España -
  • Un equipo italiano con sabor argentino frente a un conjunto alemán con acento holandés

Pocos hubieran apostado a principio de temporada por ellos, pero Inter de Milán y Bayern Munich se presentan en Madrid para disputar una Final de la Champions League sin un favorito claro. Dos históricos del futbol europeo que, sin embargo, jamás se habían visto las caras en la Final de la competición más prestigiosa del Viejo Continente.

El camino de italianos y alemanes hacia la gran cita del sábado en el Estadio Santiago Bernabeu ha sido prácticamente idéntico. Una Fase de Grupos irregular seguida de unas eliminatorias impecables.

La propuesta futbolística es otra cosa. Y en el planteamiento sobre el campo, los entrenadores juegan un papel decisivo. El portugués José Mourinho y el holandés Louis van Gaal han moldeado con su personalidad a Inter y Bayern Munich. Los dos han ganado liga y copa en sus respectivos países y buscan sendos tripletes.

"Mourinho es un ganador nato. No piensa mucho en el futbol bonito"

"Quizá sea un poco defensa contra ataque. Van Gaal es un entrenador que quiere jugar al futbol, buen futbol", dijo el volante holandés del Bayern, Arjen Robben. "Mourinho es un ganador nato. No piensa mucho en el futbol bonito".

Bonito o no, el Inter está en la Final de Madrid 45 años después de su último campeonato de Europa. El equipo italiano ha cuajado una Temporada en la que ha ido de menos a más. En Cuartos de Final apeó al Chelsea inglés, ganando con autoridad en Milán y Londres, y en Semifinales sacó al todopoderoso Barça en una eliminatoria muy tensa. Mourinho ha diseñado un equipo que juega de memoria, un sistema a su imagen y semejanza con una defensa sólida y dinamita en el ataque. Un conjunto que sabe sufrir, como demostró contra el Barcelona, pero que a veces encaja goles por errores de concentración que en una Final se pagan muy caros. La veteranía de la plantilla, con una media de edad cercana a los 30 años, es un punto a favor en situaciones de dificultad, pero podría pasarle factura en el plano físico si el partido se alarga hasta la prórroga.

El técnico portugués ha sabido acoplar piezas esenciales en su once inicial, como al delantero camerunés Samuel Eto'o, al mediocampista holandés Wesley Sneijder y central brasileño Lucio, y su dirección ha sido fundamental en el extraordinario rendimiento de su póquer de titulares argentinos.

"El grupo es más importante que todos nosotros", dijo recientemente Mourinho, que suele acaparar más titulares que sus propios jugadores.

"Mi filosofía es siempre atacar al oponente en el campo, avisó Van Gaal"

A sus 36 años, Javier Zanetti aspira a levantar su primer gran título europeo en su partido número 700 con la camiseta del Inter. La alegría de una temporada inolvidable se ha visto empañada por su exclusión de la lista de 23 futbolistas de la Selección Argentina para el Mundial. Tampoco estará en Sudáfrica su compatriota Esteban Cambiasso, otra de las piezas básicas del esquema de Mourinho. El defensa central Walter Samuel completa el trío argentino en la contención que a la vanguardia tiene en Diego Milito a uno de los nombres propios del Inter. Cuatro goles en Europa para un total de 27 en la temporada han terminado por convencer al seleccionador argentino Diego Maradona para incluirlo en la convocatoria del Mundial, en la que también figura Samuel. La victoria daría al Inter la tercera Copa de Europa de su historia. Para Mourinho sería la segunda, después de la lograda con el Porto en 2004, y se convertiría en el tercer técnico en alzar la máxima competición continental con dos equipos diferentes después de Ernst Happel (Feyenoord 1970 y Hamburgo 1983) y Ottmar Hitzfeld (Borussia Dortmund 1997 y Bayern 2001). En la misma tesitura se encuentra Van Gaal, que ya ganó la Champions League con el Ajax de Ámsterdam en 1995. En su primer año al frente del banquillo del Bayern, el técnico holandés ha calcado la temporada de su rival. Un inicio titubeante, que culminó con la victoria en el campeonato y la Copa en Alemania.

El Inter es el tercer equipo italiano al que se mide el Bayern en la actual Champions, después de deshacerse de Juventus y Fiorentina. En Cuartos de Final, eliminó al Manchester United y en Semifinales pasó por encima del Lyon francés. Si gana, el Bayern sumará su quinta corona europea. La última la conquistó en 2001.

Van Gaal ha exportado al Bayern su gusto por el futbol de ataque, con la velocidad eléctrica de sus extremos que, como manda la escuela holandesa, juegan a pierna cambiada en sus respectivas bandas. El equipo germano debe digerir la ausencia por sanción del francés Franck Ribery y mejorar en el plano defensivo, donde encaja goles con demasiada facilidad. Para compensar la ausencia de Ribery, el entrenador cuenta con jugadores como el holandés Mark van Bommel y delanteros como el croata Ivica Olic y el joven alemán Thomas Müller. Sobre todos ellos destaca Robben, que vuelve al Bernabéu, esta vez con la camiseta del Bayern, en un excelente estado de forma. "Mi filosofía es siempre atacar al oponente en el campo", avisó Van Gaal.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×