El 'canibalismo' en los estadios europeos

Utilizan el futbol o un club como plataforma para darse a conocer al mundo. Son violentos y en su mayoría tienen diferentes ideologías políticas. Los “Skinheads tradicionales” se identifican con...
Utilizan el futbol o un club como plataforma para darse a conocer al mundo. Son violentos y en su mayoría tienen diferentes ideologías políticas. Los “Skinheads tradicionales” se identifican con la cultura original inglesa nacida en los sesentas.
 Utilizan el futbol o un club como plataforma para darse a conocer al mundo. Son violentos y en su mayoría tienen diferentes ideologías políticas. Los “Skinheads tradicionales” se identifican con la cultura original inglesa nacida en los sesentas.
Ciudad de México -
  • Los 'Red Army' y los 'Boixos Nois' son las barras del Manchester United y el Barcelona

Utilizan el futbol o un club como plataforma para darse a conocer al mundo. Son violentos y en su mayoría tienen diferentes ideologías políticas. Los “Skinheads tradicionales” se identifican con la cultura original inglesa nacida en los sesentas, los “Anarcoskin” con los anarquistas, los “Redskin” con los comunistas y socialistas, y los “White Power” o “Skinheads modernos” con los fascistas y neonazis-nacionalistas. Suelen apoyar a equipos de futbol en Europa. Los hay en todos los clubes. Siempre van juntos. Actúan en grupo. Sobre todo al finalizar un encuentro, momento en que salen de “caza”, como ellos denominan a esa actividad. Apalean a aficionados del equipo rival. Las nazis van por la gente de piel oscura, los sudamericanos, paquistaníes, y asiáticos que viven en el viejo continente, las prostitutas y todo aquel que se cruce en su camino. El próximo sábado algunos de ellos estarán en Wembley apoyando a sus respectivos equipos. Los ultras del Barcelona son conocidos como los “Boixos Nois”, mientras que a los del Manchester United se les conoce como los “Red Army”. No son los más violentos dentro de este grupo de pseudoaficionados. Los hay peores, como los del Liverpool o los del Atlético de Madrid. Sin embargo, todos tienen algo en común, que son sumamente agresivos y se hacen pasar como verdaderos fanáticos de sus equipos cuando en realidad lo que buscan es una ventana para mostrar al mundo su movimiento social. Los Boixos Nois nacieron en 1981 como una peña azulgrana. Originalmente se situaban en la zona sur del estadio, pero posteriormente fueron trasladados a la zona norte. En su mayoría son neonazis con un profundo nacionalismo catalán. Tienen una estética singular, parecida a la de Edward Norton en la película “Historia Americana X”. Suelen tener la cabeza rapada o el pelo muy corto. Utilizan playeras tipo polo y pantalones vaqueros o de mezclilla. Se arropan con chamarras tipo “Bomber” (abombadas o abultadas) y se calzan con botas de casquillo y generalmente de un marca llamada Dr. Martens. Utilizan el Internet, las redes sociales y los foros de sus páginas o blogs para comunicarse y ponerse de acuerdo. Casi siempre acompañan su pseudónimo con un número, ya sea el 18, en el que el 1 representa la primera letra del abecedario y es en alusión a Adolf y el 8 a la octava letra que es la “H” y hace referencia a Hitler, o el 88, que hace mención al saludo fascista “Heil Hitler”. LAPORTA LES NEGÓ LA ENTRADA AL ESTADIO EN 2003 Debido a su peligrosidad y a su instinto canibalesco y asesino, como si de un lobo salvaje se tratara, el ex presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, decidió prohibirles la entrada al Camp Nou en 2003. Eso suscitó la furia de este grupo de fanáticos, que no dejaron pasar el tiempo para amenazar de muerte al ex directivo, e incluso, golpearon a uno de sus escoltas.  Con el tiempo, se hizo una escisión en los “Boixos Nois”, dando lugar a una facción aún más radical conocida como los “Casuals”, que terminaron convirtiéndose en una organización criminal. Cambiaron su estética, se dejaron crecer más el pelo, decidieron adoptar una imagen casual en lugar de la de los skinheads utilizando ropa de marca para pasar desapercibidos ante las fuerzas policíacas. Por primera vez un grupo juvenil empezaba en las gradas de los estadios y no en la calle. Se dedican a extorsionar bares y discotecas. Un periódico español publicó hace algunos meses un artículo en el que los vinculan con el robo de droga a narcotraficantes para después revenderla a mitad de precio. Le rinden tributo al futbol, a la música y a los tatuajes. LA UEFA SUSPENDIÓ CINCO AÑOS A CLUBES INGLESES  El 29 de mayo de 1985 el Liverpool y la Juventud disputaban la final de la Copa de Europa, la cual ganó 1-0 el conjunto italiano. El acoso de los hooligans ingleses a los hinchas italianos provocó una avalancha en las gradas que ocasionó la muerte de 39 personas por aplastamiento. Cuatro años más tarde, la tragedia se repitió. Jugaban Liverpool y Nottingham Forest una semifinal de la Copa inglesa cuando una oleada causó la muerte de 95 personas aplastadas contra una valla metálica que rodeaba el campo. Como consecuencia de esos lamentables acontecimientos, la UEFA sancionó a los clubes ingleses sin participar en competiciones europeas durante cinco años, y les conminó a tomar medidas severas contra sus aficionados radicales. Fue entonces cuando los clubes británicos tomaron cartas en el asunto y los hooligans se fueron disolviendo. Sin embargo, siguen asistiendo a los estadios a ver a sus equipos. Nadie duda de que los ultras le dan color a los estadios. Sus cánticos se escuchan con fuerza en las tribunas. En Wembley no será la excepción. Los Boixos Nois y los Red Army estarán presentes, pero esta vez bajo una estrictas medidas de seguridad para que el evento se lleve con total normalidad. La violencia en el futbol debe acabar cuanto antes, si no, mañana será tarde.   

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×