Mario Gómez, la garantía de gol del Bayern en su camino a la Final

Los goles de Mario Gómez en esta temporada de la Champions League, doce en total, han sido claves en el camino que ha llevado al Bayern a la Final, que disputará en su propio estadio el sábado...
Los goles de Mario Gómez en esta temporada de la Champions League, doce en total, han sido claves en el camino que ha llevado al Bayern a la Final, que disputará en su propio estadio el sábado contra el Chelsea.
 Los goles de Mario Gómez en esta temporada de la Champions League, doce en total, han sido claves en el camino que ha llevado al Bayern a la Final, que disputará en su propio estadio el sábado contra el Chelsea.
Berlín, Alemania (Reuters) -
  • Gómez llegó al Bayern en 2009, tras una operación de más de 30 millones de euros

Los goles de Mario Gómez en esta temporada de la Champions League, doce en total, han sido claves en el camino que ha llevado al Bayern a la Final, que disputará en su propio estadio el sábado contra el Chelsea. Sin duda, Gómez, de 26 años, no es el jugador del Bayern que tenga un juego más vistoso para los aficionados. Las obras de arte son cosas de otros y todos saben que para eso están en el centro del campo estrellas como el francés Franck Ribery o el holandés Arjen Robben. Gómez, de abuelos paternos españoles, es un clásico número nueve, un delantero de área que vive de su olfato goleador y de su visión para estar en donde tiene que estar para empujar el balón al fondo de la red. Su gol en el minuto 90 contra el Real Madrid, en la ida de la Semifinal de esta temporada (2-1), es bastante característico del tipo de jugador que es Gómez. La pelota llegó desde la derecha tras un centro de Philipp Lahm desde la raya de fondo. Gómez, según su propio testimonio, no la vio venir, tenía cubierta la visibilidad por la posición de otros jugadores, pero sintió que tenía que adelantar su cuerpo y así lo hizo. El balón le pegó en la rodilla y se fue al fondo de la red. Sus goles no suelen ser obras de arte o, a lo sumo, son la culminación de las que inician otros. Él lo sabe como lo mostró al celebrar uno de los cuatro goles que le hizo al Basilea en los Cuartos de Final cuando, mientras los seguidores del Bayern coreaban su nombre, empezó a señalar con el dedo en dirección a Franck Ribery que le había puesto en la cabeza un balón a la medida. Gómez llegó al Bayern en 2009, tras una operación que le costó a los bávaros más de 30 millones de euros (38,1 millones de dólares) lo que constituye el fichaje más caro en la historia del club.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×