Dani Alves acusa a Mourinho de condicionar a los árbitros

Dani Alves acusó al técnico del Real Madrid, Jose Mourinho, de "condicionar" a los árbitros con sus quejas, como a su juicio se vio con el alemán Wolfgang Stark en el partido de anoche ante el PSG...
 Dani Alves acusó al técnico del Real Madrid, Jose Mourinho, de "condicionar" a los árbitros con sus quejas, como a su juicio se vio con el alemán Wolfgang Stark en el partido de anoche ante el PSG (2-2).
Barcelona, España (Reuters) -
  • El lateral brasileño explotó en conferencia de prensa tras las fallas arbitrales en París

El defensa brasileño del Barcelona Dani Alves acusó al técnico del Real Madrid, Jose Mourinho, de "condicionar" a los árbitros con sus quejas, como a su juicio se vio con el alemán Wolfgang Stark en el partido de anoche ante el PSG (2-2), ida de los Cuartos de Final de la Champions League. "Estoy bastante feliz por el resultado, aunque según cómo fue el partido, te vas con un sabor agridulce por haber podido sacar algo mejor. Me voy contento por cómo hemos competido y cómo hemos hecho las cosas. Este resultado nos da más opciones y una cierta tranquilidad, porque marcar fuera de casa es complicado", dijo. "El futbol es de los futbolistas, somos los que damos espectáculo. Cuando ellos (árbitros) son parte importante, es que algo malo han hecho". En rueda de prensa tras el entrenamiento, el día después del choque de ida de Cuartos de Final de Champions, Alves fue muy crítico con el arbitraje del alemán Stark, quien protagonizó varias acciones polémicas, una de ellas al validar un gol de Zlatan Ibrahimovic en claro fuera de juego. "Cuando se les presiona muchísimo (a los árbitros), condiciona mucho. Pero dejemos de hablar de ellos, porque en el futbol tienen que ser los que menos aparezcan. El futbol es de los futbolistas, que somos los que damos espectáculo. Cuando ellos son parte importante, es que algo malo han hecho", señaló Alves. Aunque matizó que el equipo azulgrana "no se queja", apuntó que "simplemente son situaciones puntuales del juego que condicionan el resultado, evidentemente". Cuestionado sobre si sugería que era Jose Mourinho quien condicionaba a los árbitros, como cuando el técnico acusó a varios árbitros, entre ellos Stark, de beneficiar al Barça para que ganara la Champions League, después de caer eliminado ante ellos en 2011, Alves fue tajante: "Sí". "Todo empezó por quien empezó. Cada vez hay menos futbol y más quejas", afirmó. "Todo el mundo se va quejando. No podemos hacer nada en contra de eso. Sólo tratamos de jugar al futbol y hacer que la gente disfrute". En este sentido, opinó que su equipo peca "a veces de ser demasiado bueno" y "por eso pasan este tipo de cosas": "Pero como siempre salgo yo, el malo de la película, a hablar de estas cosas, al final me tienen manía a mí. Pero me importa poco. Soy libre de opinar, como la mayoría de la gente lo es". "Tenemos que tener un poco más de mala leche en ese aspecto, porque si no, al final te pasas de tonto", aseveró Alves, quien pareció lanzar un mensaje a la directiva: "Nosotros (los jugadores) no podemos quejarnos, porque al final nos cogerán manía. Pero los de fuera son los que tienen que salir a protestar". "No es posible", prosiguió, "que un fuera de juego de dos metros no se vea. De tonto lo justo. Pero no podemos salir a protestar porque después nos dirán que somos llorones. No nos quejamos, pero tampoco somos retrasados. Buena cara los demás, yo no pongo buena cara". Así, ironizó con que el Barça "tiene que hacer dos o tres veces más para ganar las cosas" para que "estas cosas no afecten" al resultado del partido. "Al final condicionan tantas quejas. Fue una falta como una casa, como en el Bernabéu. Pero como es Dani Alves, el teatrero, al final no es nada". "Por mucho que uno más lo intente, cuando está ahí arriba causa envidia a la gran mayoría. Cuando la envidia es buena, no pasa nada. Pero cuando es mala, acaba contaminando al resto. Tenemos que pensar que no es suficiente hacer lo que hacemos", señaló el defensa. Porque, a su juicio, protestas como las de Mourinho "influyen" en los árbitros, porque "empiezan a pensar que si pitan una cosa o no van a ser mal vistos por los entrenadores". Como ejemplo, recordó una dura entrada que recibió y que Stark no sancionó con falta anoche, parecida a la que sufrió del madridista Pepe en aquella eliminatoria en 2011, que supuso la expulsión del portugués y originó las protestas del técnico luso. "Al final condicionan tantas quejas. Fue una falta como una casa, como en el Bernabéu, pero como es Dani Alves, el teatrero, al final no es nada. Si me llega a romper la pierna en esa ocasión, pasaría algo. Pero como no me la rompió, soy un teatrero", lamentó. "Así funciona", finalizó. "Pero cada uno se excusa como quiere. Al final, la Champions está en la galería del Barça y tengo una réplica en casa. Eso no me lo quita nadie, a no ser que entre alguien en mi casa y me lo robe".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×