Atlético dio un golpe de autoridad; Jiménez no jugó

Atlético de Madrid sufrió al inicio, pero en el segundo tiempo dio un golpe de autoridad y goleó sin piedad al Malmo. Raúl Jiménez no tuvo participación
Estadio Vicente Calderón, Madrid, España (Reuters) -
  • Arda Turan fue el jugador más importante del conjunto Atlético
  • Raúl Jiménez se quedó en la banca en este encuentro

Una genialidad de Arda Turan en el minuto 49, culminada por Koke Resurrección, impulsó al Atlético de Madrid a la goleada frente al Malmo (5-0), lograda con cuatro tantos más de Mario Mandzukic, Antoine Griezmann, Diego Godín y Alessio Cerci, y al liderato del grupo en la tercera jornada de la Liga de Campeones. El mexicano Raúl Jiménez no fue requerido y se quedó en la banca, aún con la amplia diferencia. Tardó el Atlético en tirar entre los tres palos hasta la media hora. Una situación extraña en el Vicente Calderón para el equipo rojiblanco, demasiado previsible todo el primer tiempo en su futbol ofensivo, en un ejercicio de paciencia que terminó muchas veces en la defensa del Malmoe, por arriba y abajo, o sin remate certero. Un 'chispazo' en un encuentro insustancial en la primera parte, sin fisuras en el conjunto sueco, un bloque competitivo, que fió sus opciones al poderío físico de su defensa, a la rapidez por la izquierda de un interesante Emil Forsberg y a dos puntas que van a por todas, Rosenberg y Kiese Thelin, hasta el minuto 49 del duelo. Ahí terminó el partido, con el 1-0 y el inicio de un castigo inimaginable antes para el Malmo. Mucho del mérito corresponde a Arda. De su ingenio surgió un gol reconfortante para el Atlético por el momento y las dificultades, porque el duelo se disputaba entre su control de balón y sus intermitentes ocasiones. El turco, el mismo que convirtió hace quince días un duelo cerrado en tres puntos frente al Juventus, se inventó un pase maravilloso, picado y tocado para sortear a un defensa y dejar solo a Koke, que tiró cruzado para batir a Olsen y aliviar al equipo madrileño camino de una goleada inesperada unos segundos antes. Un cuarto hora después ya vencía 3-0 a base de pegada, la que demostraron sus dos grandes fichajes del verano. Aún espera el Atlético la mejor versión de Mandzukic y Griezmann, pero, hasta entonces, hubo goles de ambos con un par de minutos de distancia para solucionar totalmente el triunfo superada la hora de partido. El atacante croata confirmó su especialidad: el remate. Se lanzó el suelo a por un centro desde la banda izquierda de Koke que transformó con el pie en el 2-0 (m. 61). Y el internacional francés demostró su desborde en una jugada individual culminada con un tiro que despejó sin la suficiente fuerza el portero rival (3-0, m. 63). Partido resuelto, un gol más de estrategia y de cabeza del uruguayo Diego Godín, en el minuto 87, y el estreno anotador del italiano Alessio Cerci en el 90 y segunda victoria del Atlético en el grupo A de la Liga de Campeones, en el que ya manda con seis puntos para reafirmar sus opciones de presentarse en octavos.

No te pierdas