Show de 'CR7' y árbitro marcaron debut merengue

Cristiano Ronaldo, con dos goles de penalti y un tanto de cabeza, rentabilizó el tedio en el que se instaló el Real Madrid para doblegar 4-0 al Shakhtar Donetsk.
Show de 'CR7' y árbitro marcaron debut merengue
Estadio Santiago Bernabéu ante 66,389 espectadores (Reuters) -
  • El rey Juan Carlos I vio el triunfo inaugural desde el palco del Bernabéu

Cristiano Ronaldo, con dos goles de penalti y un tanto de cabeza, rentabilizó el tedio en el que se instaló el Real Madrid para doblegar 4-0 al Shakhtar Donetsk, incapaz de superar un error garrafal de su portero Andriy Pyatov y otro del árbitro Ivan Bebek al pitar la pena máxima inexistente en la segunda diana madridista.

Los tantos del delantero portugués, que suma ocho esta semana en dos partidos, no fueron un reflejo de la realidad del choque.

Esos detalles marcaron el paso del Real Madrid en su primer partido en la Champions League 2015-16. 

La primera parte se resumió con dos únicas apariciones de Karim Benzema que dieron como resultado el único tanto de los primeros 45 minutos gracias al fallo del portero Andriy Pyatov, que no atrapó un centro de Isco Alarcón y el francés marcó a placer.

Los madridistas se quedaron sin Gareth Bale por una lesión en el gemelo izquierdo, y no fue el único incidente que tuvo Benítez, que en el descanso tuvo que sustituir a Varane y en la reanudación a Sergio Ramos, que se marchó dolido de un hombro tras golpearse en una caída. 

En ese instante, se acabó el partido con el que terminó definitivamente el árbitro croata Ivan Bebek, que pitó un penalti inexistente de su compatriota Dario Srna tras interpretar que un claro balonazo en la espalda lo tocó con la mano.

La pena máxima la anotó Cristiano, que no falló diez minutos después en otro penalti, por otra mano de Azevedo. A base de errores ajenos, de decisiones del árbitro cuestionables y de actitudes infantiles de los del Shakhtar, el Real Madrid consiguió ponerse 3-0 por delante en el marcador sin ningún brillo.

Esa tercera diana llegó cuando quedaba media hora de juego, toda una eternidad para los hinchas del Bernabéu, que sufrieron un par de sensaciones desagradables: la primera noche de frío antes del final oficial del verano y el tedio de un encuentro que el Real Madrid ganó sin jugar, al paso y con errores ajenos que propiciaron una victoria engañosa. Cristiano se encargó de que fuera así con su cuarto y postrero gol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×