Bayern-Girondins... Bayern juega su primera gran final

El duelo contra el Girondins es para el Bayern uno de esos partidos en que tiene que jugarse el todo por el todo, pues de él puede depender el balance que empiece a hacerse de una temporada en la...
El duelo contra el Girondins es para el Bayern uno de esos partidos en que tiene que jugarse el todo por el todo, pues de él puede depender el balance que empiece a hacerse de una temporada en la que el equipo ha tenido muchos problemas.
 El duelo contra el Girondins es para el Bayern uno de esos partidos en que tiene que jugarse el todo por el todo, pues de él puede depender el balance que empiece a hacerse de una temporada en la que el equipo ha tenido muchos problemas.
(Reuters) -
  • Van Gaal no podrá contar con el francés Frank Ribery

El duelo contra el Girondins es para el Bayern uno de esos partidos en que tiene que jugarse el todo por el todo, pues de él puede depender el balance que empiece a hacerse de una temporada en la que el equipo ha tenido muchos problemas. El Bayern no convence y en la Bundesliga los resultados están claramente por debajo de sus pretensiones y, para muchos comentaristas, el entrenador Louis Van Gaal ya se ha convertido en un blanco ideal para sus ataques. Al paso que van las cosas, es difícil que Van Gaal termine siendo querido en Munich pero, al menos, puede tener la esperanza de ser respetado si logra resultados adecuados. Ganarle al Girondins -y mantener vivas así las posibilidades de pasar a la siguiente ronda de la Champions- sería el primer paso para ello. Una derrota o incluso un empate dejaría al Bayern con posibilidades bastante remotas de clasificarse y eso haría que arreciara la tormenta que ya desde hace semanas llueve sobre Van Gaal. Las descalificaciones hacia Van Gaal de sus críticos, incluyendo a auténticos símbolos del Bayern como Oliver Kahn, de quien dijo el técnico, que no le interesaba su opinión pues nunca había dirigido a un equipo, hacen que en Alemania le consideren como la quintaesencia de la terquedad. Además, Van Gaal tiene mañana algunos problemas por resolver. Además de la baja por lesión del francés Franck Ribery, el Bayern tiene que compensar las ausencias de los sancionados Daniel Van Buyten y Thomas Müller, jugadores que han sido claves para el equipo en lo que va de temporada. La baja de Van Buyten permitiría el regreso al equipo de Martin Demichelis que formará pareja de centrales con Holger Badstuber. El Girondins de Burdeox viaja a Munich con la intención de mantener el liderato del Grupo A y con la confianza de haber derrotado en el último partido a los alemanes de forma clara. Los de Laurent Blanc parecen haber superado un bache en su juego y la confianza ha vuelto al grupo, que de nuevo está situado en la primera plaza de su liga doméstica. La victoria del pasado fin de semana contra el Mónaco (0-1), ha devuelto al equipo la contundencia que parecía haber perdido hace un par de semanas. El Girondins se ha revelado como una máquina perfecta en las jugadas a balón parado, que le han permitido lograr los cuatro tantos que lleva en la Champions. La tensión con la que vive el equipo, muy concentrado en la competición, se dejó ver en un altercado que protagonizaron durante el último entrenamiento antes de partir a Alemania el brasileño Fernando y Bellion. El primero dejó el campo visiblemente enfadado por la actitud de su compañero, que le reprochó por una entrada durísima. Blanc podrá contar con todos sus hombres con excepción del brasileño Henrique, que sigue de baja por lesión. Alineaciones probables: Bayern Munich: Butt; Lahm, Demichelis, Badstuber, Braafheid; Robben, Tymoschuk, Van Bommel, Schweinsteiger; Klose y Toni. Girondins de Burdeox: Carrasso; Chalmé, Ciani, Planus, Trémoulinas; Fernando, Diarra; Plasil, Gourcuff, Wendel; y Chamakh. Árbitro: Pedro Proença (POR). Estadio: Arena de Munich Hora: 13:45 horas del Centro de México

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×