El Borussia necesita ganar a un eliminado Marsella

La victoria es imperativa para el Borussia Dortmund en la última jornada de la Primera Fase de la Champions League ante un eliminado Olympique de Marsella, si los alemanes no quieren depender del...
La victoria es imperativa para el Borussia Dortmund en la última jornada de la Primera Fase de la Champions League ante un eliminado Olympique de Marsella, si los alemanes no quieren depender del duelo entre el Nápoles y el Arsenal.
 La victoria es imperativa para el Borussia Dortmund en la última jornada de la Primera Fase de la Champions League ante un eliminado Olympique de Marsella, si los alemanes no quieren depender del duelo entre el Nápoles y el Arsenal.  (Foto: Reuters)
París, Francia (Reuters) -
  • De no ganar, su pase a Octavos está condicionado por el resultado del encuentro entre Nápoles y Arsenal
  • Los lesionados han diezmado a la formación germana

La victoria es imperativa para el Borussia Dortmund en la última jornada de la Primera Fase de la Champions League ante un eliminado Olympique de Marsella, si los alemanes no quieren depender del duelo entre el Nápoles y el Arsenal para proseguir su aventura en la máxima competición continental. Ganar en el Velódromo de Marsella ante un rival cuyo único objetivo es no marcharse de la competición con cero puntos, es la única forma de que los Subcampeones de Europa puedan estar seguros de sacar la cabeza en el considerado como grupo de la muerte. Cualquier otro resultado obliga a los de Jürgen Klopp a mirar a Nápoles. Tras su victoria ante los italianos en la jornada anterior, los germanos son actualmente segundos, empatados a puntos con los transalpinos y a solo tres de los londinenses. Cualquiera de los tres equipos puede clasificarse o quedar condenado a jugar la Liga Europa. El decisivo encuentro llega para el Borussia en un momento difícil, en el que los resultados no están siendo buenos y las lesiones han diezmado a la formación germana. La pareja de centrales titular, formada por Neven Subotic y Mats Hummels, está fuera de combate. El griego Sokratis en esas circunstancias es titular indiscutible, mientras que hay problemas para saber quién será su compañero en la zaga. Manuel Friedrich, que le respalda en la Bundesliga, no está inscrito para la competición europea y Sven Bender, que era otra opción, está lesionado. La alternativa de Sebastian Kehl crearía un vacío en el centro del campo, donde también es baja Ilkay Gündogan, además de la duda de Nuri Sahin. El Marsella afronta el partido para atenuar un tanto el ridículo que el equipo ha hecho en la Champions League y despedirse de la competición sin ser el primer equipo francés que lo hace con cero puntos en su casillero. Lo hace en medio de una gran tormenta de resultados que se llevó por delante a su entrenador, Elie Baup, sustituido el pasado fin de semana por el secretario técnico, José Anigo. El nuevo responsable no podrá contar con Mathieu Valbuena ni André Ayew, lesionados, ni con Nicolas Nkoulou y Jacques-Alayxis Romao, lo que le priva de opciones en su once de salida. Anigo podría confiar en jóvenes jugadores, como Mario Lemina y Giannelli Imbula, asociados a experimentados como Benoît Cheyrou y promesas como Florian Thauvin, mientras que el ataque será cosa de Jordan Ayew y André-Pierre Gignac.