Afición desbordó furor por el Tri

Unas vallas en la entrada del hotel de concentración fueron insuficientes para contener la emoción de la afición al ver a la Selección Mexicana.
Afición desbordó furor por el Tri
Chicago, Illinois -
  • La Selección Mexicana cambió su sede de entrenamiento por el clima

Unas vallas en la entrada del hotel de concentración fueron insuficientes para contener la emoción de la afición al ver a la Selección Mexicana.

Un centenar de fanáticos esperaron al Tricolor por un par de horas en el inmueble del centro de Chicago, donde al regreso del equipo tras la práctica la mayoría dribló los obstáculos para obtener una foto.

El Tricolor volvió a su “hogar” en esta ciudad cerca de las 14:30 horas, luego de una sesión en el Toyota Park, una sede alterna y emergente porque las condiciones climáticas les hicieron cambiar por la mañana, cuando el entrenamiento estaba programado para la Universidad de Illinois en Chicago.

Con camisetas verdes y teléfonos listos para las fotografías, los fanáticos se emocionaron al ver el autobús. Antes, ávidos para aclamar a alguien, aplaudieron con sorna a un grupo de japoneses que descendía en grupo de una camioneta.

Los gritos hacia los jugadores no encontraban respuesta y por ello, poco a poco, los aficionados evadieron las vallas metálicas hasta generar un tumulto alrededor de seleccionados como Jonathan dos Santos, Carlos Vela o Guillermo Ochoa, quienes eran protegidos por el encargado de seguridad del Tri.

Ochoa caminó hacia la entrada del hotel mientras hablaba por teléfono a pesar de los jaloneos de la gente, mientras Diego Reyes fue el único paciente que se dejó querer por los aficionados, accesible para las fotografías.

La Selección entrenó a puertas cerradas para apuntalar los detalles tácticos previo al debut en Copa Oro este jueves contra Cuba, donde el esquema sería con línea de cuatro defensas y una dupla de ataque con Carlos Vela y Oribe Peralta.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×