De la cabeza al cielo

Si usted tuviera que elegir el portero para un equipo, ¿qué características tomaría en cuenta? Reflejos, seguridad, liderazgo... pero, ¿qué tan importante es el factor de la estatura?

Si usted tuviera que elegir el portero para un equipo, ¿qué características tomaría en cuenta? Reflejos, seguridad, liderazgo... pero, ¿qué tan importante es el factor de la estatura? Este es el caso: cuatro guardametas, de 1.91, 1.87, 1.84 y... 1.71; uno deberá quedar fuera. ¿A cuál eliminaría? Si escoge quedarse con los primeros tres, está dejando a Óscar el "Conejo" Pérez relegado de la selección mexicana. Los otros son Adrián Martínez, Oswaldo Sánchez y Omar Ortiz. El portero de la Máquina fue reconocido el lunes 7 de enero como el undécimo mejor arquero del planeta en el 2001. Como usted sabe el alemán Oliver Kahn, del Bayern Munich, se llevó los honores por segunda vez en su carrera. Esta vez superó al colombiano Óscar Córdoba (Boca Juniors) y al italiano Gianluigi Buffon (Juventus). Pero al César lo que es del César... y el cementero de San Andrés Tetepilco se lo ha ganado. Sí. Se ha ganado la confianza de Javier Aguirre, el primer técnico nacional que tuvo el valor de ponerlo de titular incuestionable. Y su trabajo le ha costado. Recuerdo cuando tuvo la opción de no acudir a la Copa América de Colombia, debido a que traía a cuestas la intensa actividad de la Copa Libertadores con Cruz Azul. No obstante, él dijo: "Ya habrá tiempo para descansar, ahora la selección es primero". Ahora, todo parece indicar que en Oriente el menudito portero tendrá en la banca al santista y al tapatío (aunque no descartemos una sorpresa del celayense). Es curioso, todos ellos superan por más de 20 kilos a Óscar, quien pesa apenas 63. Sin embargo, no fue fácil. En la época de Manuel Lapuente y después en la de Enrique Meza al frente del Tri, el "Conejo" casi siempre estuvo detrás de Jorge Campos, de 1.75, dicho sea de paso. Qué lejos están ya aquellos tiempos en los que el acapulqueño era inamovible bajo el arco tricolor. Cuando en 1993 llegó a ser el tercer mejor guardameta del mundo, sólo detrás del danés Peter Schmeichel y el pampero Sergio Goycoechea. Pero ahora es tiempo del "Conejo". Ese pequeño gran arquero con el que el portugués Luis Figo aún sueña de vez en cuando en alguna pesadilla; porque ya quedaron en la historia aquellas atajadas del cementero, cuando un viernes 10 de agosto de 2001 el madridista disparó y falló dos veces desde el manchón penal, en el Teresa Herrera. Óscar fue mundialista en Francia 98, sin embargo sólo calentó el banquillo. Pero hoy sus propias palabras expresan lo que está en su mente: “Ahora quiero ser titular en el mundial. Los porteros europeos son altos y corpulentos, y se puede decir que por ello tienen ventaja. Pero el objetivo de todos es que no te metan gol, y entonces no importa si eres alto o bajito”. Aguirre dice que tiene cuatro o cinco elementos seguros entre los 22 que viajarán a Nigata, Japón. A menos de que ocurra una tragedia, es prácticamente un hecho que el "Conejo" saltará a la cancha de estadio Gran Cisne, ante Croacia. Esa es otra ventaja: en el grupo de México el juego aéreo no es la principal arma de croatas, ecuatorianos e italianos. Napoleón decía que la grandeza de un hombre se mide de la cabeza al cielo. Yo creo que esa frase se aplica en este caso... ¿y usted?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas