¿Grande o histórico?

América es sin duda alguna un referente del futbol mexicano, su presencia es necesaria para que el campeonato tome buen sabor.

“Ganar queremos todos, pero solo los mediocres no aspiran a la belleza”

Jorge Valdano

América es sin duda alguna un referente del futbol mexicano, su presencia es necesaria para que el campeonato tome buen sabor y por eso me parece pertinente formular esta pregunta hoy en día, más si se considera que atraviesa una crisis que comenzó hace ya algunos años a nivel administrativo y que se vio ya reflejada severamente en el terreno de juego.

El americanismo es sinónimo de muchas cosas, irle al América es, o era, cuestión de actitud, de una especie de soberbia que solía ser bien justificada con grandes contrataciones y con resultados exitosos que iban acompañados de una filosofía de juego propositiva. Sin embargo el término se ha venido devaluando más que el peso en el sexenio de José López Portillo.

Intentaron rescatar esto al contratar al Técnico que mejor comprende lo que representa jugar para las Águilas, pero para su desgracia, el discurso de Carlos Reinoso no pasó de ser eso, un discurso en cierta forma obsoleto ya que el futbol moderno exige algo más que palabras que exalten la moral de los jugadores, ya no se gana con la camiseta, esto está más que claro.

  Estoy seguro que si hoy preguntamos a sus aficionados, estos se conformarían con una buena racha que los meta a la pelea y no piden por lo pronto que se juegue bonito, mucho menos que se aplaste al rival, la humillación sufrida a manos de Chivas fue el último de los fracasos del que se supone es el equipo más poderoso del país.

Dos títulos de liga en lo que va del siglo parecen ser pocos para la estirpe americanista que requiere de más cada día y que  hoy padece de una anorexia futbolística totalmente indigna para alguien que se jacta de tener 10 estrellas en su escudo.

Para bien, no solo del América sino del futbol nacional urge una operación a corazón abierto en Coapa para regresarlos al nivel que acostumbran. Su presencia en liguillas trasciende en muchos sentidos que van desde el económico hasta el deportivo, además de que nos guste o no, le ponen sabor al caldo balompédico.

Es más que obvio que en diciembre deberán venir ajustes apuntados directamente al corazón amarillo, jugadores se irán, vendrá un nuevo entrenador y probablemente la cabeza también sea removida puesto que no se pueden permitir un solo fracaso más.

América es histórico, eso ni se duda, pero, ¿es grande?, hoy no parece serlo.

Agradezco comentario en mi cuenta de twitter: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas