El efímero adiós del 'Lorito'

Hace unos cuantos días Walter Jiménez anunció en su cuenta personal de Twitter lo que en ese momento era su retiro del futbol profesional.

Hace unos cuantos días Walter Jiménez anunció en su cuenta personal de Twitter lo que en ese momento era su retiro del futbol profesional. “Gracias por todo lo que me diste futbol, hoy siento que me dejaste, creo que no merecía retirarme así”, escribió melancólico el “Lorito”, quien a final de cuentas regresó justo a donde empezó su andar pambolero. El Club Porvenir de la Primera “C” de Argentina le abrió las puertas para verlo dar sus últimos pasos.

No obstante, su efímera jubilación causó revuelo en La Comarca Lagunera y la afición a Santos Laguna, en donde jugó por espacio de tres años.

Los recuerdos de este mediocampista se me vinieron de inmediato a la mente; un tipo amable y siempre sonriente que dejó cada gota de sudor en la cancha y que se ganó a pulso el reconocimiento de una afición que en un principio no le quería del todo.

Para el “Lorito” el futbol tiene, o tuvo, dos caras, la del jugador capaz de hacer sentir al aficionado las más puras emociones habidas en toda persona, o la del simple y vulgar ridículo. En La Laguna, Walter tuvo la cualidad de hacer jugadas de muy alto nivel o de caer tropezado al pasto sin razón aparente, eso sí, siempre irradiando alegría en su forma de juego, tal como lo hizo fuera de la cancha.

Cuando le pregunté por su sobrenombre respondió sonriendo para contar la anécdota que lo marcó para el resto de sus días: “de niño mi padre me llevaba a ver los juegos de Banfield todo vestido de verde, me sentaba sobre sus hombros, le gente en la tribuna le dijo a mi padre que no cargaba con un niño, que llevaba un lorito”.

En fin, a sus 35 años, Walter Jiménez puede sentir que aún tiene qué darle al juego, pero tal parece que el juego ya no le puede ofrecer más, debe ser duro para él aceptar esta situación pero es tan real que para no verla tuvo que aceptar una oferta, la única que se le presentó de un equipo lejano del panorama, en donde dirá adiós quizás sin que nadie lo note ¿Merece algo así un personaje de su calibre? Yo no lo creo.

Walter Adrián Jiménez debió hacerse a un lado antes de terminar con los ojos vendados frente al paredón futbolero. Por eso prefiero pensar que ya se retiró y no que sigue en algún lugar de la dimensión desconocida.

Agradezco comentarios en la cuenta de Twitter: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas