Juguemos futbol

En tiempos de pactos de caballeros, de vetos y de estadios vacíos, el futbol mexicano atraviesa una problemática más compleja de lo que muchos pudieran pensar.

En tiempos de pactos de caballeros, de vetos y de estadios vacíos, el futbol mexicano atraviesa una problemática más compleja de lo que muchos pudieran pensar y a la que solamente se la podrá dar solución de la manera más sencilla, jugando futbol. 

Existe una especie de apatía por el juego a pesar de que sigue levantando pasiones en sus aficionados que hoy están optando por quedarse en casa a ver el juego por televisión o, incluso peor, prefieren realizar alguna otra actividad antes que consumir futbol y de seguir así, el problema podría poner en coma al deporte más popular del mundo y por consecuencia de México.

Da tristeza ver a estadios como el Jalisco, el Omnilife o el Azteca con muy pobres entradas en cada fin de semana. Hoy podemos decir que solamente los de Monterrey, Tigres y el Corona pueden presumir de tener buenos ingresos en cada partido, ellos parecen inmunes a esta rara enfermedad que se padece en las otras plazas.

Pero, ¿Porqué en Monterrey y en La Laguna no se sufre de apatía pambolera?, la respuesta es en verdad simple; se juega futbol, no se atenta contra la esencia del deporte, se busca siempre permanecer en la parte de arriba de la tabla y no se deja de pelear con sus muy distintas armas y esquemas de juego. Podrá gustar o no como se juega, pero cuando hay entrega en la cancha e inteligencia en las bancas, las cosas tarde o temprano van  a salir bien. Por supuesto que todo esto está bien sustentado desde las directivas que han sabido conseguir para sus causas un amplio presupuesto.

Señores hay que jugar futbol, hay que respetar su esencia y la gente volverá a voltear a ver a un juego que ama, que siente y con quien desea reconciliarse. Sé que suena a algo muy romántico, pero, ¿Porqué no intentarlo?, en una de esas funciona. Muchas gracias.

Twitter: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas