Cuando el destino los alcance

Es una pena ver como los Estudiantes Tecos están simplemente dejando que las cosas pasen, como si estuvieran ya resignados y esperando a que su trágico destino los alcance.

Es una pena ver como los Estudiantes Tecos están simplemente dejando que las cosas pasen, como si estuvieran ya resignados y esperando a que su trágico destino los alcance. El viernes pasado tuvieron la oportunidad de al menos, rescatar un punto y de dar algo de pelea frente al sublíder del torneo, pero no, ellos no lo quieren así.

El penal fallado por Rodrigo Ruiz puede ser la imagen de un equipo que no está interesado en luchar, en momentos tan críticos como los que viven, no se pueden dar el lujo de errar penales y mucho menos de dejar ir un punto que pudiera servirles cuando menos para encender un motor atascado.

Sinceramente me duele ver como un jugador de la talla del “Pony” tendrá que despedirse de la Primera División en estas circunstancias. Nadie puede negar que es uno de los mejores jugadores que han llegado a nuestro país y que es un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones. Pero cometió el error que suelen cometer muchos deportistas de alto rendimiento; no pueden decir adiós en el momento justo y terminan viviendo temporadas difíciles con equipos de la parte baja o, como en este caso destinados a perder la categoría.

El problema del conjunto de la Autónoma de Guadalajara viene muy probablemente desde la planeación del torneo, los asuntos extraños en la Dirección Técnica desde un la misma pretemporada,  en la que cortaron de tajo a Jorge Zamogilny, además de que soltaron a Hérculez Gómez. Aunado a todo el relajo que se armó con el cambio de entrenador ya avanzada la campaña y los extraños asuntos de la Directiva que entró pero que no entró finalmente están dando al traste con un equipo que tiene 40 años de haber sido fundado.

Si, es cierto que en estas cuatro décadas jamás pudo salir del grupo de equipos medianos, de los que no llevan gente a su casa pero también lo es que, solían dar de pronto buenos juegos, solían disputar cada partido como si fuera el último y solían tener también muy buen ojo para traer gente del extranjero.

Hugo Enrique Kiesse, Osmar Donizete, Zdenko Muf, Edmur Lucas, Sebastián Abreu, Daniel Ludueña, Eliomar Marcón entre otros, dieron grandes batallas defiendo la playera universitaria, con la que lucieron y dejaron huella de la calidad en sus botines. Hoy no cuentan con una sola figura de este calibre y se la están jugando con hombres que ya tuvieron su mejor época, como el propio Rodrigo Ruiz, Eduardo Lillingston, Duilio Davino, Braulio Luna o el “Patrón” Juan Carlos Leaño.

Parece que el destino fatal está a la vuelta de la esquina para los Estudiantes y que ellos no están dispuestos a cambiar de rumbo. Están a 7 puntos de distancia del Atlas en la pelea por no descender cuando restan 6 fechas por jugar. En las que tiene que enfrentar a Monterrey, Chivas, Santos, Puebla, Cruz Azul y Querétaro.

Seremos testigos, creo yo, de un equipo que pudo dar más pero que no quiso o no encontró la fórmula para salvarse. Será una pena porque se trata de un miembro constante de la Primera División, hoy necesitan algo más que un milagro puesto que de ganar los 18 puntos que quedan en juego, requieren que Atlas haga menos de 11 puntos, que Querétaro obtenga menos de 7,  y que Puebla junto con Atlante sumen 0 puntos. Es decir, todo parece estar destinado y decidido. 

Ojalá y tengan la capacidad de reacción y metan en aprietos a sus rivales para que, cuando menos escriban una historia diferente aunque el final no cambie.

Mi Twitter: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas