Recuperó el olfato

Oribe Peralta recuperó el olfato perdido, se sacudió la malaria y se destapó finalmente con cuatro goles y no podía ser más oportuna puesto que varios, entre los que me incluyo, pedían banca.

“Ser delantero se ha convertido en un oficio difícil. Pero siempre es mejor que trabajar”. Salvatore Schillaci. Oribe Peralta recuperó el olfato perdido, se sacudió la malaria y se destapó finalmente con cuatro goles y no podía ser más oportuna puesto que varios, entre los que me incluyo, pedían banca para el lagunero. Pero el “Cepillo” así callado como es, apareció de pronto para recuperar esa jerarquía que se ganó el año anterior con sus actuaciones. Es más que evidente que el inicio de torneo no fue el mejor para él, marcó en la fecha 2 contra Atlante y de ahí vino una sequía goleadora que venía pegada con una clara baja de juego. Pero ayer domingo dejó prueba contundente de que, ande como ande, debe ser considerado titular y tiene que recibir al menos, la oportunidad de pelear por un puesto en la Selección. Ya en otras ocasiones he escrito en este mismo espacio lo mucho que ha sido menospreciado por el simple hecho de ser un jugador de bajo perfil, de esos que vuelan por debajo del radar y que no llaman la atención. En este sentido, entiendo a la perfección que no tiene ese carisma que de pronto buscan los patrocinadores, pero, también puedo decir sin temor a equivocarme, que hoy por hoy, él y Miguel Sabah son los mejores delanteros mexicanos en nuestra liga y por tanto, se les tiene que dar el mérito que este logro alcanza. Tenemos que comprender que si solamente buscamos a un hombre de esos que hablan, sonríen a las cámaras con una dentadura de marfil y que con su carisma saben vender pan o refrescos no es a Oribe a quien queremos, pero en cambio, si necesitamos de un hombre con dribling, control de balón, velocidad y potencia en los cambios de ritmo y con olfato de gol, requerimos de alguien como él lagunero. Si, Oribe perdió el olfato por un tiempo, pero como buen sabueso, supo recuperarse para encontrar a su presa, que el sábado se llamó San Luis. No digo que sea el mejor porque estaría mintiendo, pero nadie puede negar que cumple y supera las expectativas del promedio de los delanteros de nacionalidad mexicana, algo que no es tan fácil de encontrar en nuestro tiempo, y por tanto, debe seguir siendo observado por ámbito futbolero que toma las decisiones en nuestras canchas. Mi Twitter. @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas