Clásico o no, esa es la cuestión

Yo no soy quien para definir si los enfrentamientos entre Guerreros y Rayados son "Clásicos" o no.

No creo que existan muchas en torno a los equipos más poderosos del torneo y entre ellos están Santos Laguna y Monterrey, quienes se verán nuevamente las caras en una Gran Final, ahora de Concachampions. Tampoco creo que se pueda negar la dura y cada vez más compleja rivalidad que se vive cada que estos se topan, sobre todo en los últimos años, en los que se ha vivido una gran intensidad y pasión tanto en la tribuna como en la cancha. Yo no soy quien para definir si los enfrentamientos entre Guerreros y Rayados son  “Clásicos” o no, entiendo a la perfección que en Monterrey tienen el Clásico “regio”, ese juego al que mal llaman como “Clásico del Norte”, como si esa fuera la única ciudad norteña  con equipos de Primera División, pero bueno, ese es otro tema a discutir en otro momento. Estos equipos se han enfrentado en 53 ocasiones en total, de las cuales la raya ha dominado en 21 ocasiones por 14 de los santistas y han empatado 18 veces. En estos duelos sobresale la Semifinal del Clausura 2008, serie por demás dramática, emocionante y que dejó un honda herida en la afición rayada con el gol de último minuto de Fernando Arce que cortó abruptamente con las aspiraciones de los de Ricardo La Volpe. Esta herida dejó de sangrar un par de años más tarde, cuando midieron fuerzas con un título de Liga en disputa,  en la Gran Final del Apertura 2010 los seguidores santistas recibieron por parte de sus enemigos más odiados una verdadera puñalada en el hígado. Monterrey dejó en claro su superioridad  en el partido de vuelta al pasar literalmente por encima de los entonces dirigidos por Rubén Omar Romano, que dicho sea de paso, salió a la cancha del Tec temeroso, y sus miedos fueron transmitidos a sus jugadores, quienes no pudieron detener en ningún momento a la aplanadora rayada. Una vez más pelearán entre sí por un campeonato y con el agregado de que será por el boleto al Mundial de Clubes, lo que representa un sueño para la Directiva de Santos, quienes han visto frustradas sus intenciones de alcanzar el citado certamen. Por su parte, Monterrey tuvo un mal desempeño en la edición pasada y nos les queda de otra más que volver de inmediato para lavar su imagen. No me parece en lo personal que estos antecedentes sean base para formar un Clásico, pero está a la vista de todos que cada vez que se topan salen chispas, que para los jugadores está prohibido perder y que las redes sociales se inundan con intercambios verbales entre los aficionados, que, les guste o no, se odian aunque se empeñen es hacerse menos unos a otros. Yo simplemente digo que cuando dos equipos se topan constantemente en instancias de Liguilla o de finales se forma, quiérase o no, una especie de animadversión que puede ser llamada de muchas formas,  entre ellas está, guste o no, el nombre de “Clásico”. Como siempre dejo mi Twitter para cualquier comentario: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas