Las virtudes de Santos

Ningún equipo ha estado tanto tiempo en el liderato de la tabla de posiciones, que por cierto, desde que desaparecieron los grupos dejó de ser "general", más que Santos Laguna.

Ningún equipo ha estado tanto tiempo en el liderato de la tabla de posiciones, que por cierto, desde que desaparecieron los grupos dejó de ser “general”,  más que Santos Laguna en lo que va de la campaña. El conjunto de Benjamín Galindo se ha ubicado en la posición de honor por un total de seis semanas, cuatro de ellas de manera consecutiva, lo que lo convierte en el más constante del país.

Los Guerreros tomaron la punta por primera vez en la fecha 4 y hasta la 5, cuando les fue arrebatado por los Tigres de Ricardo Ferretti. Pero permanecieron siempre cerca de la punta, no dejaron la zona de calificación hasta que en la jornada 10 volvieron al sitio privilegiado para no soltarlo hasta el momento.

Esto no es más que sintomático de un trabajo que lleva ya tiempo, no sería justo que decir que todo corresponde a la labor de Galindo, ya que  la Directiva santista tiene tiempo armando y consolidando un proyecto que va planteado para permanecer más allá de las personas, que conserve una filosofía deportiva y humana y que incluye la formación espiritual de sus integrantes.

No es casualidad que hayan realizado tan solo un par de ajustes para este semestre, es más bien una consecuencia de la continuidad, que no nada más incluye a los Cuerpos Técnicos. En tiempos de crisis supieron absorber la presión y conservar la calma para corregir los errores en la toma de decisiones hasta encontrar en el “Maestro” al entrenador que sabe mezclar armonía, trabajo y planeación deportiva, además de que comulga con los valores del propio club.

Hoy Benjamín Galindo despejó todas las dudas sobre su capacidad, está a un paso de meter a Santos a su primera final de torneo internacional en toda su historia y lo tiene, con 29 puntos con posibilidades de alcanzar el record de puntos para la franquicia, que es de treinta y ocho puntos.

Pero esta  versión de Santos ha tenido una virtud diferente de las anteriores, y es que la administración del esfuerzo ha sido clave y ha dado los resultados ideales. La rotación de sus jugadores les ha permitido estar en plenitud de facultades para encarar tanto la Liga como la Concachampions. Queda como muestra de esto la alineación que se utilizó en la fecha once contra Cruz Azul, juego en el que formó sin al menos ocho de los llamados titulares y aun así le alcanzó para obtener la victoria.

Con todo esto quiero decir que hoy más que nunca parece se tienen los argumentos necesarios, mismos que van desde el soporte económico, la planeación previa y durante la temporada, hasta la buena integración humana,  para obtener ese campeonato que ya se les escurrió de las manos en tres ocasiones pasadas. Además de que el Mundial de Clubes luce cercano y posible. Hoy parece ser así y no  nada más porque lo diga yo, sino porque los números y lo visto sobre la cancha lo indican.

Nadie puede negar que se trata, junto con Tigres, Monterrey y Morelia, de uno de los mejores equipos del país y que por lo tanto tiene que ser considerado en cada torneo que participa. El encanto del eterno Subcampeón se puede romper para mayo e incluso, me atrevo a decir que puede llevarse la doble corona. Por supuesto que  hay que esperar a que las cosas pasen, no se puede apresurar el calendario, pero si se puede estar preparado para cuando el momento llegue y eso, es lo que hoy está haciendo el conjunto lagunero.

Dejo mi Twitter para cualquier cosa: @betoruizg

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas